Triatló Open Sprint Altafulla

Después de no pensarlo demasiado y tras otro Larga Distancia, decidí apuntarme a otro sprint, el polo opuesto de lo que venía justo la semana pasada, pero así me lo pidió el cuerpo, yo no dudé en concederle su deseo.

Altafulla, una prueba que siempre me ha gustado, que había disfrutado mucho en las dos ediciones anteriores en que había participado y que podía ser una buena manera de recuperar la sonrisa y el ánimo perdido la semana pasada.

Aposté por la prueba open, el europeo era solo para los seleccionados y el clasificatorio para el campeonato de España me intimidó un poco, la verdad sea dicha, además de no buscar ni querer esa clasificación, mi objetivo no era otro más que disfrutar y recuperar la ilusión perdida, así que si había alguna prueba para ello era esta, la Open.

Sin entrenar nada durante la semana me presenté, con el único objetivo de terminar, disfrutar y, porqué no admitirlo, sufrir un poco en carrera, sino, no tiene emoción una prueba tan corta. Nadar, por fin, sin traje de neopreno era otro de los alicientes que me atraían de la prueba.

Otro madrugón al canto, pero este pareció no sentarme tan mal como el último, aunque la semana había sido dura de trabajo y todavía faltaban las 8 horas del domingo, viaje a Altafulla, recogida de dorsales y calentamiento breve, solo carrera a pie, sin bici (no había mucho tiempo) y unas brazadas en el agua, lo justo para saber como nadar en carrera.

Todo listo en boxes, unos boxes amplios, como los que a mi me gustan, y tras una ida y vuelta a la playa, para volver a boxes y hacer el pase por la cámara de llamadas nos dirigimos a la playa, zona de salida, allí nos colocan todo a lo largo, como los pros, aunque con la diferencia que nosotros éramos 4 veces más que ellos, así que la recta era más larga y más gruesa…

Quedé ubicado en la zona media, pero directo a la primera boya a tomar, así que tocaba hacer una gran salida para no recibir golpes y salvar los muebles, nervios, tensión en la salida, que se retrasa unos minutos….ya no sabes como colocarte, si un pie delante u el otro, las gafas se empañan del calor, el gorro aprieta demasiado…..el pulso se acelera en reposo, solo hay ganas de comenzar a nadar.

Finalmente llega el momento y nos tiramos al agua, la salida es espectacular….me encanta, la vivo y siento desde el primer paso, desde la primera brazada. Comienzo a nadar fuerte, en linea recta, sin mirar a la boya, solo centrado en la velocidad, necesitaba una buena salida, primero para estar donde quería estar y, segundo para no recibir lo que no estaba escrito.

Me siento bien en el agua, por unos segundos dejo de pensar….solo braceo y braceo, fuerte, como si de un 50 se tratara. Así nado hasta sentir que mis brazos pronto se quejarían por el ritmo y la cadencia, es entonces cuando miro de reojo a mi alrededor, estoy donde quería estar, pero todavía era pronto para aflojar el ritmo. Corrijo un poco mi trayectoria de nado camino a la primera boya, siento manos en mis pies brazada tras brazada, intento marcharme pero no consigo hacer hueco.

Mantengo la calma y llego a la primera boya entre los primeros, con un grupo de unos 6-7 triatletas en cabeza a escasos 5 segundos del segundo grupillo en el que andaba yo tirando. Giro de la primera boya y atacamos la segunda, los grupos parecen dispersarse un poco más, nos separamos todos un poco más, excepto el pesado de los pies, que agonía nadar así todo el rato. Marco un poco más los pies, pero este no se da por aludido, voy lanzando alguna patada más exagerada pero no lo alcanzo, no queda otra que tragar en una distancia tan corta es casi imposible marcharse de alguien que tiene un nivel igual o parecido al tuyo, además el mar en calma, no favorecía la selección de triatletas.

Segunda boya alcanzada, misma situación que la primera, un pequeño grupo en cabeza, compacto y con unos segundos de margen, por detrás el mismo grupo, pero con más triatletas cerca. Encaramos la salida del agua con otra recta, nadando a buen ritmo, intentando no subir mucho el pulso y pensando ya en la T1, donde podría estar la clave de la carrera, los puestos delanteros podrían estar en una buena T1.

Úlitmos metros de natación, la verdad, se me hizo muy corto este sector a pesar de tener unos metrillos de más, la diversión había sido total, aunque como siempre digo, un triatlón no es solo nadar, tocaba apretar dientes y seguir “jugando”.

Toco tierra y  comienza la T1, que duro esa vuelta a correr…y qué cambio de sensaciones. No pienso, solo corro mientras me quito el gorro y las gafas de natación, encaro mi zona de boxes, dejo el gorro y las gafas, me coloco el dorsal y el casco y agarro la bici, viendo la cabeza de carrera aún en boxes, todo estaba saliendo según lo previsto. Octavo puesto en la arena y alguno menos tras las transición.

Rápida transición y en marcha, empiezo a pedalear mientras me calzo las zapas de bici, la izquierda se me escapa el velcro y no puedo ajustarla bien, pero pienso en positivo, solo 4 vueltas de algo menos de 5 km por delante, con lo que aguanteremos.

Pronto quedo encajado en un grupo de cuatro triatletas, todos tiramos fuerte de inicio, pero la primera de las cuatro subidas al castillo sería clave para mantener o no ese grupo y esas aspiraciones para estar delante al final de la carrera.

Aguanto bien el tramo llano, solo conozco a Pere Marquina con el que siempre solemos coincidir en los sectores ciclistas de los “cortos” y llega esa primera subida donde uno del integrantes del grupo empieza con mucha fuerza. Durísimo ataque al que puedo responder y aguantar, la primera rampa es la peor, luego respira un poco para encarar los últimos metros durillos de nuevo. El tramo de descanso me sirve para recuperar del todo y aguantar, consigo llegar arriba en segundo puesto, donde intento recuperar pronto, pero otro ataque de otro integrante del grupo vuelve a añadir tensión….buen tirón en descenso, donde no me queda otra que lanzarme sino quiero rendirme.

Pierdo unos metros respecto al grupo, en el que marchan 3 los cinco que íbamos. Muchos nervios en esta primera bajada que uso como reconocimiento, lástima que pierda el gel que llevaba en la bici…

Llegados al llano, toca emplearse a fondo para llegar al grupo de nuevo, llevo a rueda al otro chico, muy joven por cierto, hasta el grupo de nuevo, tardo mucho en llegar, el arreón en bajada había sido muy fuerte y casi no enlazo, por suerte para mi unos metros antes de encarar la segunda subida llego al grupo, con el tiempo justo de respirar y poder subir al frente de nuevo. Me cuesta un poco más pero aguanto igualmente el ritmo, corono la rampa fuerte en tercer puesto y tras el descansillo vuelvo a llegar segundo arriba del todo, aprovecho para beber al final de la subida y estar atento a la bajada, en la que el mismo triatleta vuelve a marcharse, esta vez, con el terreno reconocido no consigue marcharse tanto como la primera vuelta, bajo con precaución pero controlando la distancia, que consigo neutralizar a los 500 metros de llano posteriores a la bajada.

Intento mediar en el grupo y unir fuerzas para llegar al grupo delantero, no tenemos referencias ni con los de delante ni con los de detrás, pero el ritmo de carrera era bueno y podíamos hacer faena. Parece que nadie está por la labor, así que toca aguantar ahí y dejarse llevar, no perder el grupo ya será una gran faena en la bici.

Tercera vuelta algo más peligrosa, con todos los “hombres” en el circuito y empezando a doblar y con todas las “chicas” también en el circuito, que al ser tan corto, no parábamos de doblar gente, la parte positiva era la selección natural que se hacía cada vuelta de bici, haciendo mínimos los grupos de bici.

Tercera vuelta muy táctica, en la que me limito a estar, beber mucho y recuperar lo posible, aguanto bien la subida y la bajada, con más de lo mismo. El último llaneo lo turnamos entre Pere y yo, no dejando que el grupo se duerma y manteniendo un gran ritmo en todo momento.

Cuarta y última subida a ritmo, realmente es espectacular este nuevo recorrido del triatlón, en que años anteriores se alargaba en llanos y se limitaba a 2 subidas al castillo solamente, así es mucho más atractivo, divertido, selectivo y emocionante, a la vez que duro.

Y último descenso donde intenta marcharse el de siempre, ese último tirón en esa vuelta tenía que pasarle factura en la carrera, todos quedamos por detrás manteniendo el ritmo y dejando que cogiera unos metros de diferencia, en mi caso llegaba a la carrera a pie con las piernas bien tocadas, calentitas y con la duda de ver como responderían en carrera.

T2 rapidilla, bici colgada, casco en la cesta y a correr…

El circuito ha cambiado respecto a otros años, así que tocará reconocer durante la primera vuelta, ver en que situación de carrera estamos y regular fuerzas hasta el final. Primero rodamos por el paseo marítimo, haciendo una “L” en formato ida y vuelta, allí nos vamos cruzando con los primeros, que están muy cerca, la verdad, y en mi caso ruedo entre los 10 primeros, la carrera soñada hasta ese momento, disfrutando y logrando el objetivo deseado para esta cita.

Superada la L, pasamos por boxes dejando meta a la derecha y hacemos otro bucle en formato ida y vuelta, sigo en táctica reservona, manteniendo referencias y aguantando a ritmos que no esperaba para nada poder correr, y menos tras una bici como la de hoy.

Los primeros van marcando diferencias y por detrás aprietan de lo lindo, es lo que tienen estos “sprints” en cuestión de segundos puedes pasar de puestos de gloria a puestos totalmente olvidados. Lucho hasta completar esa primera vuelta, pero mirando de reojo el reloj me doy cuenta que a dos vueltas la carrera sería corta, pero demasiado, así que entendía que algo más debería haber por ahí. Hago la “L” de nuevo y pierdo un par de puestos, pero todavía manteniendo distancias y referencias, esperanzado de poder tener un buen final.

Justo al paso por meta veo al primero comenzar un tercera vuelta, que sería solo media, entonces sí que cuadraría la distancia, pero ese trozo de más afecto un poco a mi coco, que ya  iba justo y pidiendo la hora a estas alturas de carrera. Mi rendimiento baja y no puedo evitar perder un par de puestos más en este tramo final de la segunda vuelta.

Se me está haciendo muy dura la carrera, aunque sigo en promedio mejor de lo esperado, toca hacer un último esfuerzo y salvar la carrera lo mejor posible, no podía dejar escapar más en tan poco tiempo, la carrera había sido muy completa hasta el momento, teniendo en cuenta todo lo que colgaba y mi situación, y tenía que rematarlo.

Últimos metros, sin fuerzas para progresar como quería pero suficiente para mantener el puesto, cruzando meta en un merecido, luchado y sufrido top-15 en 1.09.52.

13654225_878170708980623_1157292127673116159_n

Triatlón durillo, muy divertido y que sirvió para arrancarme una buena sonrisa….y es que Altafulla sigue gustándome año tras año, algún día conseguiré mi objetivo aquí!

Clasificaciones

Contento con mi carrera de hoy, satisfecho, saciado y con dolor de piernas, terminando con una carrera a pie decente, no fue la mejor, pero tampoco la peor de la temporada y consiguiendo un gran resultado, más o menos lo esperado. Contento de aportar, una vez más, con mi tercer puesto un podio al equipo, primeros esta vez en Open con el Reus Ploms.

Datos de carrera: Triatlón Sprint OPEN de Altafulla (0.75+20+5)
Tiempo Final Real: 1.09.52
Tiempo Final Garmin: 1.09.52
Puesto General: 15
Parcial Swim: 12.30
Parcial Bike: 36.27 
Parcial Run: 20.03
T1: 0.57
T2: 0.51

Distancias Garmin:  0.85+19.4 +5.2

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks