Triathlon de Vitoria (Full Distance)

Llegaba la segunda cita Iron, tras la suspensión de EmpuriaMan, del año. No llegaba en las mismas condiciones que en Ironcat, ni físicas ni mentales, quizás tampoco tan motivado, pero sí tenía ganas de volver a vivir un TriVitoria de primera mano.
Viajaba el viernes, con tiempo suficiente y con los deberes hechos, lo que se podía o se pudo hacer, porque venía de varios días de descanso provocados por ese esguince en las costillas, así que mis mejores deberes eran jornadas de descanso, para poder llegar lo menos dolorido a la prueba.
Recojo el dorsal y la bolsa del corredor el mismo viernes, participo en la Pasta Party junto a los amigos y compañeros de León, con los que coincidimos en Gandía, y después de cenar y echar unas risas, tocaba seguir descansando, dormir lo máximo posible ya que la noche del sábado sería complicada, por los típicos y clásicos nervios y por tener que madrugar también el domingo de la prueba.
El sábado que amanece chispeando, con lo que decido postponer la activación para el mediodía, sino llueve, así que después de desayunar, preparo todas las bolsas, T1 y T2, cargo el coche y me dirijo al briefing, que aunque tuviese todo más o menos claro, siempre conviene asistir por si hay algún cambio, novedad o surge alguna pregunta interesante.
Tras el briefing me desplazo a Landa, pensando en minimizar el cansancio durante el sábado al máximo, como allí en el pantano, como siempre, comida exquisita y bien preparada, para posteriormente realizar un rodaje suave, poco más de 30′ en bici por los primeros km del circuito de bici del Full, estirando piernas básicamente, reconociendo los primeros repechos y probando que todo funcionase bien en la bici, puntualmente, estoy en la cola de control de material en la T1, para realizar el checking y volver a Vitoria, decisión muy acertada ya que la mayoría de gente haría al revés y se formarían largas colas en las horas posteriores.
Dejo la bici pronto, la bolsa de T1 también, todo el material revisado y decido cancelar el bañito previsto en Landa, el día muy grís, ventoso, fresco y no tenía ganas y me apetecía más descansar que otra cosa, así que con esa activación ligera en bici, daba por finalizada toda la preparación pre-Vitoria.
Llego al hotel, aparco bien el coche, meriendo, y bajo la bolsa a la T2, justo debajo de mi hotel, vuelvo a subir, me acuesto un poco, relajado viendo la tele hasta que sobre las ocho decido ir a cenar, sin experimentos, pasta hervida y un poco de pollo, algo de chocolate de postre y de vuelta al hotel, antes de subir estiro un poco piernas y camino para que baje la cena.
Me acuesto pronto, aunque tardaría bastante en dormir, serían los nervios? la inexperiencia? miedos?….el caso es que vi dar las 12, y a las 5 sonaba ya el despertador, ya que las 5.45 comenzaban a salir los autobuses hacia Landa de nuevo, y quería subir pronto, para poder desayunar tranquilamente allí, y ultimar las cosas antes de la carrera.
A las 6 sale el bus hacia Landa, voy en el segundo autobús, llegando muy puntual a Landa, perfecto para ir tranquilamente al wc, para desayunar bien, sentado al frente del lago, disfrutando del amanecer y de unas vistas espectaculares, y entrar a boxes, para destapar la bici, colocar el garmin, activar los sensores y colocar la alimentación que llevaría en el cuadro de la bici.
Antes de cerrar boxes, me colocaría el traje y saldría fuera a esperar la hora de salida, tras dejar la bolsa en el guardarropa, decidí no tocar agua para no coger frío durante la espera, ya que el horario de calentamiento terminaba a las 8.15 y hasta las 8.45, como pronto no saldríamos los triatletas del Full.
Vemos la salida del half, observo la salida de todos, élite, algo más avanzados, y GGEE, su trayectoria y sus primeras brazadas, así podría decidir yo mi ubicación para mi salida, una salida complicada y a la que tenía mucho respeto, ya que la salida no era muy ancha, el primer control de paso, una puerta delimitada por dos boyas naranjas estaba bastante cerca, a menos de 200 metros y en la salida nos juntaríamos unos 1200 triatletas, con lo que era vital salir bien, cómodo y no sufrir ningún percance en esa salida.
Me coloco en el margen izquierdo mirando al pantano, observo como la mayoría de élite se concentran en el margen derecho, son pocos, y ellos no deberían tener problemas en la salida, en mi caso quería buscar una salida rápida por uno de los laterales, y preferí nadar pegado a las posibles algas que no por la corchera del otro lado.


Llega el momento de la salida y antes de llegar al agua ya se nos echan encima montones de triatletas, solo sentir el agua no me lo pienso y me tiro de cabeza, comenzando a bracear a tope, como si de un 50 libres se tratara, escapo por la izquierda hasta abrirme carril, no tardo en poder trazar mi recorrido, sin ir a pies de nadie, sin golpes y nadando con mucha facilidad y relativa soltura.
No aflojo el ritmo hasta llegar a esa primera puerta, allí levanto la cabeza un poco, veo a muchos triatletas cerca, pero las sensaciones de nado son buenas, confío en mi y tengo ganas de nadar, con lo que empiezo a cerrarme un poco hacia el interior, pasando a la zona media del carril ya, me pongo a la par de varios triatletas, pero puedo nadar fácilmente a mi ritmo y trazando mi propia trayectoria. Encaro la segunda puerta muy bien, bastante recto y pasando más próximo ahora a la boya interior, ya que esta me trazaba mejor recorrido hasta la siguiente boya, la amarilla de giro.
No miro el reloj, pero siento que el ritmo es bueno, no tengo referencias de nadie, los élite ya no se donde están, si por delante o por detrás, ya que al llevar el mismo color de gorro pasan desapercibidos, tan solo detectables las mujeres, con gorro blanco, y  pocas en la zona delantera en esa salida..
Llego a la boya y giro fácil, muy pegado a ella, por detrás mío un grupo de 8-10 nadadores, muy pesados, tocando pies todo el rato, de vez en cuando marco un poco las patadas, pero no sirve para que cesen su conducta….de momento, voy aguantando.
Llego a la segunda boya viendo que por delante solo hay un pequeño grupo, quizás 12-15 triatletas de nuestra salida, lo que confirmaba una buena salida y comienzo del triatlón. Giro la segunda y toca encarar el arco de meta para finalizar la primera de las dos vueltas. Desde el agua no se ve tan fácil el recorrido como desde fuera, comienzo a nadar por el interior, no teniendo muy buenos recuerdos del exterior del pantano la última vez que nadé allí, pero pronto empiezo a encontrar nadadores del half, primero algo dispersos, luego ya varios grupos, alguno muy extenso, debiendo modificar la trayectoria notablemente para esquivarlos, seguía con la agonía del toque de pies, ahora también con la esquiva de los triatletas del half, con lo que decido apretar un poco, aunque me desvío bastante por el interior, haciendo una curva notable, con sus correspondientes metros de más, pero en esos metros conseguí marcharme solo y nadar a mi aire, a gusto, disfrutando y sintiendo el agua como a mi me gusta.
Sorteo las dos puertas bien tras esa curva de más, y encaro los metros finales tomando referencias para hacer una mejor segunda vuelta, el trazado me había quedado claro y ya tenía en mi mente dibujado el circuito a seguir en la segunda vuelta, ahora ya mucho más despejado y más fácil de nadar.
Últimos metros y salgo del agua, preguntando por donde debíamos entrar, veo pocos nadadores por delante, eso es bueno y me anima todavía un poco más, me tiro pronto al agua y encima se me echan 6-7 triatletas más.
Sigo nadando a mi ritmo, a buen ritmo, cómodo, disfrutando y con ese toqueteo de pies constante, intento progresar un poco más en ritmo, pero no consigo escaparme del grupo, pero no me obsesiono, tocaba tener paciencia que todavía faltaban metros para poder rematar la faena.
Primer largo superado, girando las dos boyas de giro a buen ritmo y bien ubicado en carrera, aunque desconociendo quienes eran mis compañeros de viaje en este sector.

La natación en esta segunda vuelta es mucho más fácil, más recta, más suelta y también con mejor ritmo.

Encaramos la última recta y ahora sí toca definir este sector, quiero escaparme y así lo intento, a la primera no lo consigo, sigo sintiendo esas manos constantemente en mis pies, pero ahora toca sentir como me cogen de los tobillos, una, dos y hasta tres veces, teniendo que lanzar varias patadas defensivas, cada vez que levantaba la cabeza para mirar y tomar referencias era agarrado de los tobillos, agonizando un poco más, entonces veo progresar por el interior a la primera chica élite, haciendo hueco, yo ataco por el exterior, haciendo hueco también y marchándonos del grupo, por fin….ahora volvía a nadar a gusto, a buen ritmo y disfrutando mucho, lástima que este sector llegara ya a su fin.
Encaramos los últimos metros pareados, nadando muy cómodos y consigo avanzarme en el tramo final, saliendo del agua en el puesto 9 de la general y cerrando el top-10 la primera chica.


Había conseguido hacer la natación deseada, limpia, sin agonía, disfrutando y con buen parcial, buen puesto pero tocaba seguir, encarando el segundo sector de este Full de Vitoria.
Me dirijo a mi zona de T1, cojo la bolsa, dejo el traje, el gorro y las gafas, cojo la comida que tenía que llevar encima en el top, el casco, las gafas y las zapas, que me coloco al lado de la bici, ya que eran de ciclismo y no específicas de tri, así me las podría ajustar mejor y colocar sin problemas con las plantillas antes de montarme en la bici.
La transición es larga, soy consciente que pierdo puestos, pero ni me obsesiono ni nada, además todavía había triatletas del half por la zona de boxes.
Llego a la carretera, me monto y comienzo a pedalear, con calma, colocándome bien toda la ropa, la comida y dispuesto a atacar esos 180 km del sector ciclista. 2 vueltas largas y 1 vuelta corta.
Primer tramo reconocido el día anterior, me lo tomo con calma en las subidas, mirando el potenciómetro y no dejando que los vatios suban más de la cuenta, controlando el ritmo y pulso en todo momento, haciendo una primera buena subida a Marieta.
Voy perdiendo puestos, poco a poco, tan solo recupero 1 en los 10 primeros km, sigo rodando a mi ritmo, sin pasarme, disfrutando y haciendo mi carrera.
Sobre el km 15 me pasa Carlos Aznar, que me da una palmadita en el culo, poco más adelante Alex Santamaría, a quien animo y él hace lo propio conmigo, otro nivel….pero gusta y motiva verlos pasar, y más todavía cuando corresponden a tus ánimos, grandes dentro y fuera de la competición.
No hago intentos de seguir ninguna rueda, no tomo referencias, quiero hacer mi carrera, competir contra mi mismo y sin obsesionarme con nada más.
Sobre el km 35 empiezan a pasarme ya grupitos de drafting descarado, triatletas que aprovechan descaradamente la estela del de delante, algunos haciendo relevos incluso, pero agacho la cabeza y sigo a lo mío, facilito esos adelantamientos y me dejo caer sin entrar ni por segundos a su estela. Pegado al margen derecho y solo abriéndome para realizar adelantamientos, hasta el momento, mayoritariamente triatletas del half.
Antes de llegar a Vitoria me alcanzan las 3 primeras chicas, rodando muy cerca unas de otras, pero sí manteniendo la distancia legal, con algún que otro triatleta que se pegaba a ellas mientras pasaban, animo a Ruth Brito y sigo haciendo mi carrera, sin referencias ya de mi posible puesto en carrera ni si iba bien o no.

Pasamos por pueblos muy bonitos, por zonas verdes preciosas….el paisaje es para disfrutarlo un poco también, Hermua, Ozaeta, Marieta, Larrea, Aspuru, Agurain…


Entramos en el bucle de ida y vuelta, un bucle de unos 10 minutos en total, y allí puedo ver a todos los triatletas que tenía delante, todos a menos de 10 minutos, con lo que mi situación de carrera casi en el km 50 no era para nada mala, eso me anima un poco más y me hace seguir más concentrado y confiado. Estaba rodando bien, manejando buenos números y no lejos de la cabeza, aunque faltaba mucha, mucha carrera todavía.
Siguen pasándome grupitos, pequeños, pero grupitos que avanzan mucho más rápido que yo en solitario, otras veces me indignaría mucho y perdería la concentración, pero esta vez, podía controlar mis impulsos y seguir con mi carrera. Algún conocido pasaba a rueda, como Xavi, que ya hizo un drafting descarado en Gandía y que aquí repetiría impune, le recriminé al pasar, haciéndose el sueco una vez más….como molaría poder llevar una cámara grabando y poder hacer servir esas pruebas para penalizaciones posteriores……estaría bien, verdad? aunque a los tramposos no les parecerá bien!
Llegamos al avituallamiento de la entrada de Vitoria antes de encarar el punto de paso más cercano al centro y de meta, la puerta de Zurbano, pase con control de chip, para después encarar uno de los tramos que más me gustan del sector de bici, el paso por Durana y la posterior subida al pantano de Landa, con una subida más potente hasta la presa, aunque corta y luego un falso llano hasta llegar a Landa y completar así la primera de las dos vueltas largas.
En este tramo me alcanza la cuarta chica, Patricia Bueno, que lleva un muy buen ritmo, muy buena cadencia y a la que da gusto ver pedalear y encarar esas primeras rampas hacia la presa, detrás un grupeto de 4-5 triatletas, masculinos, a rueda.
No tardo en perderlos de vista, quedándome con 2 triatletas haciendo un poco la goma, alternando durante varios km adelantamientos continuos, sin ir a rueda ninguno del otro, no conseguíamos marcharnos definitivamente.
Llegamos a Landa, ambientazo de público, quizás no tanto como la última vez que estuve aquí, pero la logística de este triatlón es particular y mucha gente habría bajado ya al centro de Vitoria para ver las llegadas de los triatletas del sector ciclista y ver el transcurso de la carrera a pie.
Cierro la primera vuelta con una potencia media de 224 vatios, cadencia de 82, números muy acordes a mis entrenamientos previos, estaba haciendo mi bici, tenía que rematarla en los siguientes 100 y pocos km que faltaban.
Contento con mi bici hasta el momento, sigo dejando pasar pequeños grupetos de bici, sin indignarme, haciendo mi carrera, de la que podía estar plenamente orgulloso y satisfecho hasta el momento.
Esta segunda vuelta me castiga un poco más que la primera, zonas con algo más de viento que en la primera vuelta que pasan más factura, los km comienzan a pesar, aunque sigo manejando números parecidos a los de la primera vuelta, la potencia va bajando ligeramente, podría mantener un potencia media de 218 vatios al fin de la segunda vuelta larga y habiendo completado ya casi 150 km, aunque manteniendo la cadencia.
Muy concentrado en la bici, comiendo cada 20 minutos lo previsto, alternando los geles Amix de piña, con las barritas Powerbar de chocolate, y unos bcaas cada 3 horas de carrera, asimilando bien la comida, hidratándome bien, repartiendo los dos bidones de 750 de sales que llevaba para esas dos primeras vueltas, alternando con el agua que cogía en cada uno de los avituallamientos. Para la vuelta corta tocaría beber solamente agua, ya que no tenía avituallador personal y no quería jugármela con algún líquido que me pudiera sentar mal.
La zona del bucle, del avituallamiento y pase por el Buesa Arena se me hace un pelín pesada en esta segunda vuelta, voy más pensando en la subida a Landa y la tercera vuelta, la corta y que desconocía, que en otra cosa. Ahora ya no me pasan tantos triatletas, estamos muy repartidos y supongo que muy puestos cada uno en su sitio, a excepción de aquellos que seguían beneficiándose del trabajo de los demás. Los penalty box siempre vacios a mi paso.
Una pena que algunos insistan en ensuciar y cargarse el triatlón de esta manera, seguramente hacía falta más mano dura, pero quien hacía drafting aquí era porque quería….se podía respetar siempre la distancia legal, exceptuando esos tramos más complicados, como el bucle, que alguno se saltó más de una vez también, o el tramo entre el avituallamiento último y Zurbano, el resto no se podría entender el ir a rueda.
Encaro la segunda subida a Landa, contaba subir un poco el promedio de vatios en esta subida, pero no es así, y es que a partir de ese km 125 aproximadamente, el sector ciclista comienza a doler un poco, sin tener sensación de desfallecer, el ritmo si que se ve alterado, no la velocidad pero sí en los vatios, aunque no quería obsesionarme con ellos, las sensaciones ya no eran las mismas de las primeras horas de carrera.


Llego a Landa con otro triatleta, con el que nos hemos adelantado varias veces entre Durana y Landa, cerrando la segunda vuelta con una media de 218 vatios, más o menos según lo previsto.
Solo faltaba la vuelta corta, de la que parte ya conocía, y con un repechillo al 10% a la altura de Maturana.
Comienzo a especular de mi posible tiempo de bici, que andaría sobre las 5.20 sino petaba mucho más, seguía comiendo y disfrutando bastante de este circuito de bici, la verdad es que es muy bonito y me encanta….además de tener muchos recuerdos de todas las veces que había competido aquí antes.
Marieta se atraganta un poquito, pero después parece que puedo rodar a muy buen ritmo, manteniendo bien la media de vatios, muy buen ritmo hasta Maturana, ese repecho duele un poco, pero al ser corto no da problemas y una vez superado sigo rodando a buen ritmo. Tenía en mente rodar fuertecillo hasta el avituallamiento del Buesa Arena, y luego ya agilizar un poco el pedaleo para no llegar muy congestionado a la T2.
De nuevo el tramo del bucle se me hace muy pesado, esos 10-12 minutos que tardaba en ir y venir eran lo peor de todo el sector ciclista, allí solo pensaba en el avituallamiento posterior.
Voy mirando el cuenta, parece que la bici será algo corta, no llegaremos a los 180, a no ser que nos de mucha vuelta por el centro de Vitoria, cosa que no pasó. Último paso por Zurbano y encaramos ya hacia Vitoria centro, pasando por lugares con recuerdos de mi última vez, junto a mis padres y mi peque, de nuevo, buenos recuerdos, en este tramo no me pongo nervioso para llegar en cuanto antes y mantengo esa concentración para pedalear ágil, descargar un poco piernas a costa de ir perdiendo vatios medios, también algún puesto más,  comenzaba mi transición a la carrera a pie.
5.18.43 mi parcial de bici para esos 176 k que salieron finalmente, terminando en los tiempos que tenía, más o menos, previstos. Un parcial que daba por bueno, decente y válido para lo que llevaba en mis piernas para poder hacer, pero muy malo ya que me suponía perder hasta 113 puestos desde mi salida del agua, muchos triatletas volaban ciertamente, otros se aprovechaban del trabajo de otros.
Muy contento de como había llevado mi carrera hasta entonces, muy buena natación, buen sector de bici, rodando sin bajones y muy constante y pudiendo disfrutar en esas 6 horas y poco que llevaba ya de carrera. Rodando en mis vatios, haciendo una bici limpia, 100% legal y muy luchada con lo que llegaba.
Dejo la bici en manos de los voluntarios en la T2.1 y bajo corriendo a la T2.2 para encarar el último sector de este Full de Vitoria.
Abro la bolsa, la vacío entera, me quito el casco, me coloco el cinturón con la comida para la carrera, los calcetines, las zapas de correr, la gorra y aprovecho para llenarme los brazos, hombros y espalda de crema protectora, estaba pegando fuerte el sol y ya llevaba buena tostada de la bici, mejor ir protegido perdiendo unos segundos que quemarse y pasarlo aún peor en carrera.
Antes de salir a correr, aprovecho los wc de la salida, parada rápida y pronto comienzo a correr, muy concentrado, igual que la bici, cabeza agachada, sin mirar ritmos y tan solo haciendo escuchando mi propio cuerpo.
Desde el principio siento que el cuerpo no chuta demasiado, pero es comprensible tras la caña de las 6 horas anteriores, así que hay que dar unos minutos de transición, de adaptación al cuerpo para que responda a los nuevos estímulos que la carrera requiere.
Km lentos desde el principio, pero pudiendo correr a ritmo constante todo el rato, seguía respetando las pautas de comida, hidratándome y restando km, así completo la primera vuelta, de poco más de 10 km, en un circuito no rápido, con muchos giros, cruzando parques, zonas de tierra, bordillos, carriles bici…amenos pero no rápidos a mi parecer.
Comienzo la segunda vuelta notando un bajón físico importante, se notaba la falta de entrenamientos largos, pero sigo peleando y luchando contra el crono, haciendo mi carrera. Voy mirando el reloj de vez en cuando y no consigo bajar de 5 casi ningún km, poco a poco, el factor “coco” comienza a fallar, comienzo a perder la concentración, aunque seguía en movimiento luchando por cruzar esa meta una vez más.
Sigo comiendo bien, completando la primera parte de la vuelta muy cómodo, incluso con mejores sensaciones que la primera, aunque los ritmos no correspondían a esas sensaciones. Llego a la zona de las universidades, allí, decido caminar unos metros aprovechando para comer una barrita justo antes del avituallamiento del km 6.5 de la vuelta, en ese punto comenzó la debacle, el fin de la carrera a pie.


Era consciente que no estaba haciendo una buena maratón, pero era cuestión de paciencia y constancia para seguir sumando km y restando km para meta, pero el factor “coco” me jugó una mala pasada, piernas pesadas y dolor en la zona pectoral me derrumbaron….comencé a caminar y correr, estimulándome de vez en cuando y apretando muy puntualmente, para conseguir pequeños sub-objetivos, el primero fue viendo venir de atrás a Iván Álvarez por la zona de las universidades que no me pillara antes de mi paso por meta y completar así la segunda vuelta antes de ser doblado de nuevo, lo conseguí.
Eso me demostraba que había gasolina todavía, solo tenía que volver a confiar en mi, concentrarme y seguir haciendo, pero al inicio de la tercera vuelta, más de lo mismo, dolor, debilidad y alternar caminar y correr, corriendo pillé a Alex Santamaría, a vuelta perdida por mi parte, camino un rato junto a él, siempre es un placer poder compartir palabras con referentes nacionales, me anima a seguir y, finalmente, así lo hago, aunque sobre el km 25 me daría caza de nuevo, corriendo ahora a buen ritmillo. Decido pegarme a él e intentar rodar lo máximo posible junto a él, pero en poco más de 1 km me dejaría fácilmente, sería mi referencia en esta tercera vuelta, intento no perderlo de vista, al menos, camino algún trozo y corro alguno más, siento que cuando corro, lo hago más rápido que antes, y es que esos ligeros descansillos me recuperan de piernas y, a la vez, amenizan el dolor del pecho. Estaba haciendo mucho calor, más del esperado según las previsiones del tiempo durante toda la semana
Sin darme cuenta, pero eso sí, corriendo el crono que se las pela, completo la tercera vuelta, puedo ver entrar a Alex en meta, la meta es una fiesta, y yo quiero vivir esa fiesta también…en esos momentos veía difícil poder bajar incluso de las 11 horas, estaba haciendo una maratón fatal, pero no me rendía, seguía hidratándome bien, comiendo según lo previsto y luchando, no había mucho más que sacar, pero, poco a poco, iba estrujando mi cuerpo y peleando mis opciones.
Así empiezo una cuarta vuelta muy tocado, pero en la que, poco a poco, me iría recuperando y el hecho de ver meta más cerca me animaba, me hacía crecer y hacía que sacara los últimos coletazos de energía que tenía, hago una vuelta en progresión, terminando fuerte, con unos 4-5 últimos km muy rápidos, quizás los que más de toda la maratón, también son los que más disfruto, los que más siento, los que corro con más dolor….incluso con lágrimas en los ojos, me puede la emoción, la emoción del momento, de ese 37 ironman, de esa Vitoria volcada y de esa meta que dudaba antes de comenzar, echaba en falta a los míos allí apoyando tambien, pero estaba a punto de conseguir terminar un nuevo Iron, no sería el que mejor puesto haría, ni tampoco mi mejor marca, pero sí uno de los más peleados y luchados, en los que terminaría más vacío, después de haberlo dado todo y eso, cronos y puestos a parte, era lo que me llenaba de manera particular.

Termino una larga maratón, larga para mi, no en medición….y, finalmente, cruzo meta en 10.33, habiendo perdido más puestos en el sector de carrera, también ganado alguno, siempre hay baile de puestos en este sector, para terminar finalmente en el puesto 205 de la general, superado por las 5 primeras mujeres, el tiempo en el momento de cruzar meta no me importaba, pero el simple hecho de cruzar me emocionó y mucho.

Clasificaciones

Será una meta que tardaré en olvidar, de la que puedo aprender mucho, crecer y valorar muchas cosas y/o factores que otras veces no tenía en cuenta, esta edición de TRIVITORIA ha sido muy grande, especial e increíble, hay que felicitar a la organización por semejante evento, por ese mimo al triatleta, seguramente habrá aspectos que no gusten a todos, cosas que se puedan mejorar, pero que con la experiencia y el paso por muchos eventos, uno aprende a valorar lo bueno, y esta prueba no tiene nada que envidiar a ninguna de las llamadas “grandes”, VITORIA volveremos!!!

Datos de carrera: FULL TRIATLON VITORIA (3.8+180+42.2)
Tiempo Final Real: 10.33.33
Tiempo Final Garmin: 10.33.37
Puesto General: 205
Parcial Swim: 55.48
T1: 2.55
Parcial Bike: 5.18.43 (211/226/485 vats)
T2: 2.48
Parcial Run: 4.13.18
Distancias reales garmin: 3920+176.6+41.6
Tiempos garmin: 55.49+3.30+5.18.05+3.41+4.12.32

Leave a Comment

Spiuk Zone3 Amix ENFORMA Technical Socks