Travesía de Platja d’Aro 2.0 k

Tras las vacaciones nueva semana de carga, nueva semana de volumen, de sufrir un poco en los entrenamientos y de aportar un poquito más en mi camino a La Bocaina.

Si marchaba de vacaciones después de la travesía de Sant Antoni haciendo un buen papel, ahora volvía haciendo lo propio en Platja d’Aro, debutando también en esta travesía, que me sorprendió gratamente por su recorrido espectacular en todo momento, con un mar muy divertido, movidito, muchos peces, muchas medusas y corrientes varias….perfecto para disfrutar de la Costa Brava en esencia.

Llego con tiempo al sitio, acompañado de Fran, que también prepara la Bocaina, allí nos encontramos con varios amigos y conocidos, Jordi, Mireia, Xavi, Andreu, Manel, David, Pol, Laia…y podemos “calentar” un poquito por la zona de la travesía, lo justo para adoptar la mejor estrategia de salida, observando la zona de rocas “peligrosa” de salida y las primeras boyas que debíamos tomar como referencia, la particularidad de la travesía es que transcurría íntegramente por la Vía Brava de Platja d’Aro, con lo que debíamos nadar siempre entre costa y boyas, sin pérdida y con señalización abundante.

El mar parecía calmado en el lugar de salida, y así lo era, pero nada más salir de esa playa, la Costa Brava nos enseñaría parte de su bravura para hacer de esta travesía algo más espectacular si cabe, además de la compañía de las medusas, habituales ya parece en casi todas las playas por estas fechas.

Atendemos, tras el calentamiento, las últimas indicaciones y sin apenas darnos cuenta dan la salida….primer tramo corriendo por la arena, por la playa, y hasta poder nadar un poco agonizando, sin prisa, sin estrés, pero sin pausa, tenía dibujado bien claro el recorrido a trazar en la parte inicial de la travesía, así que me limité a seguir mi instinto y mi cabeza, esta vez el cuerpo acompañaba a la perfección.

Primeros metros algo lentos, nadando de pleno en grupo, pero tendiendo a escapar por el margen derecho, consiguiéndolo antes de la segunda boya y, gracias a las medusas, quedándome en solitario por ese lado unos metros, los suficientes para cambiar un poco el ritmo y coger mi ritmo de crucero para el resto de la travesía, nadando por el exterior comencé a recuperar puestos, poco a poco, pero así hasta el final.

Las sensaciones de nado eran muy buenas, estaba disfrutando, el sol brillaba, aunque levemente, la temperatura del agua era genial, la compañía también y el mar comenzaba a moverse como a mi me gusta, se avecinaba un buen entrenamiento.

Pronto quedo atrapado en un grupo, un grupo amplio, con varios nadadores del Vallirana, aunque me quedo cerrado un par de veces entre dos nadadores, el ritmo era bueno, pero no conseguía marcharme ni coger al siguiente, eran momentos de tener paciencia, recuperar un poco y esperar a mi momento. Con paciencia me incorporo de nuevo al grupo, buscando de nuevo el margen derecho, unos metros más adelante consigo tomar un poco de ventaja, entonces decido echarme más mar adentro, ya que el nado cerca de las rocas no era tan cómodo como lo parecía por fuera boyas.

Tomo unos metros de ventaja que no tardaría en perder, no se si sobre el mismo grupo u otro que venía por detrás, el caso es que me encuentro con 3 nadadores, algo pesadetes, tocando pies a cada brazada, vuelvo a intentar marchar, pero no sueltan mis pies, mi batido de pies, casi nulo, hace las delicias para más de uno, así que hubo que alegrarlo en algún momento para no entrar en una situación agónica en el agua, mar movida, medusas, olas, dificultad para ver las boyas bien y esos toquecitos…..era momento de volver a aplicar la paciencia.

Miro de reojo el garmin, superamos ya los 1000 metros, así que toca seguir avanzando e intentar acelerar el ritmo un poco más, ese mar bravo me ayuda a perder el grupo unos metros más adelante, encarando con fuerza al siguiente grupo, pero este se resiste y mucho.

Sigo peleando, buscando ya referencias para el final de la travesía, la linea de boyas era, más o menos, clara y visible, y las rocas también, a lo lejos se intuía una playa que, por los metros que llevaríamos nadados, sería la de llegada.

Intento acelerar un poco más el ritmo, pero ya no hay más, supongo que la carga semanal, 37 k, y tras las vacaciones poco más se podía pedir y/o dar…pero no era el momento para rendirse, este último tramo la afluencia de medusas es mayor que en el resto del recorrido, incluso que durante la salida y ahora, hay, además, otro tipo de medusas que pican más…..nuestra suerte era que se dejaban ver fácilmente en ese azul del mar.

Encaro la llegada por la vía directa, hasta que un kayak me indica cual es la boya de giro, debo rectificar unos metros la trayectoria y llegar a ella, poc antes de llegar consigo enlazar con ese deseado grupo, con dos chicas y otro chico, giro bien con ellos, pero al encarar ya la meta, hacen un cambio importante de ritmo, me quedo pegado a los pies de una chica que pelea, codo con codo, con otra, mientras que el chico decide avanzar por el lado derecho, la corriente en este tramo final es importante, evidentemente en contra, te escuper mar adentro y las fuerzas son escasas ya, pongo el resto de carne en el asador, pero la técnica, muy mala, no me acompaña, consigo llegar a la playa junto a las dos chicas, pero al ir a poner el pie en el suelo cuando ya lo veía fácil, la corriente de receso me echa para atrás debiendo volver a bracear para poder ponerme de pie, la juventud de las chicas pudo en ese sprint final conmigo.

Muy contento de las sensaciones, del ritmo llevado y, sobretodo, por como había luchado y peleado cada metro, sobreponiéndome a todas las adversidades, a todas las pegas que he tenido y que no voy a nombrar porque ni toca ni quiero que sirvan como excusas….así que poder terminar así esa travesía me sabía a gloria, terminando contento y feliz y, lo mejor de todo, habiendo dado un pasito más hacia el gran objetivo final, esa deseada Bocaina.

Resultados

Termino en el puesto 19 de la general, 3, de nuevo, de la categoría, con un muy buen promedio y satisfecho por esta jornada y toda la semana que quedaba atrás. Para rematar el domingo, vuelta al punto de partida con Manel, Ignasi y Fran nadando largo y disfrutando un poco más de las vistas espectaculares de la zona.

Seguimos con la preparación para esa Bocaina, donde tengo estimada una previsión de 200-225 k de nado y en las que me gustaría encajar un 15-20% de esos metros en competición.

Datos de carrera: Travesía de Platja d’Aro 2k

Distancia Garmin: 2055

Tiempo Garmin: 28.25

Tiempo Oficial: 28.24

Brazadas: 1198

Ritmo medio: 1:23/100 

Puesto general: 19

Puesto categoría: 3

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks