Travesía del Pantà de Sant LLorenç 1.1 y 3.2 k

Seguimos la planificación prevista y seguimos añadiendo esos toques de calidad, esas nuevas experiencias de aguas abiertas que siempre tienen algo que aportar en ese camino, bien por ser nuevas travesías, nuevas aguas, bien por superar nuevos imprevistos y sortear problemas varios que puedan surgir.

Esta vez decidí trasladarme hasta Balaguer, con una buena tirada de coche, para nadar dos travesías, la corta y la mediana, atraído primeramente por la larga de 7 k, pero la temperatura del pantano, bastante por debajo de los 20 grados que decía la organización, me frenó, y decidí probar con las dos distancias inferiores y dejar las distancias más largas para próximos eventos, usando ya traje de neopreno como deberé usarlo también en la Bocaina. Así pues, me decanté por la de 1.1 k primero y, después, la de 3.2 k, ambas a pelo y, sobretodo, la primera con una temperatura exterior también muy baja, sobre los 10 grados, experimentando el primer frío de la temporada.

Tras un viaje algo interrumpido, ya que me quedé sin batería en el coche, consigo llegar con el tiempo, más o menos, justo, a esa temperatura, exterior e interior, no tenía previsto calentar mucho, pero sí moverme algo más de lo que, finalmente, hice.

Recojo el chip y el gorro, me marcan los números, dejo las cosas en el guarda-ropa y me tiro al agua, con más pereza que otra cosa, la primera impresión es fría, muy fría, pero pronto parece que dentro del agua se está mucho mejor que fuera, y es que esos 10 grados de fuera también picaban, jejeje….empiezo a moverme, bracear, picar agua e intentar que el cuerpo no coja frío, como me había tirado de los primeros al agua para intentar coger un buen sitio, tenía que esperar a que todos estuviesen en el agua para poder dar la salida, ya que era desde dentro del agua, después de una “larga” espera, parece que llega el momento de partir, 1100 metros por delante, muchos jóvenes con los que pelear en la general y varios huesos duros de mi categoría con los que jugarme los primeros puestos, estaba motivado y tenía muchas ganas, sobretodo, en esta distancia, estaba convencido que podía hacerlo bien.

Finalmente, dan  la salida, consigo nadar por el lado más interior del pantano sin problemas, sin golpes y a mi ritmo desde la primera brazada, nado fuerte encarando la primera boya que debíamos girar a la izquierda. El recorrido constaba de una especie de rombo, con tres boyas que debíamos girar hacia la izquierda y una última boya que deberíamos dejar a la derecha para encarar la salida del agua.

Primeros metros nadando muy fuerte, sintiéndome muy cómodo y viendo como avanzaba a buen ritmo, consigo llegar a esa primera boya en los primeros puestos, giran 5-6 nadadores y a pies, yo detrás, había conseguido hacer una buena salida y, aunque apenas habíamos nadado 200-250 metros, había conseguido un puesto privilegiado en carrera, tocaba pelear por mantener.

Encaramos la segunda boya, haciendo prácticamente un giro de 180º y trazando ahora una larga diagonal, para nadar otros 250-300 metros aproximadamente, el grupo se tensa rápidamente y no tardo en quedarme cortado, por detrás aprietan también y nadan a muy poca distancia, es el momento de no cometer ningún fallo, de no desviarse ni un milímetro de la trayectoria buena e intentar conseguir buenos pies que te lleven un puntito por encima.

Por delante se escapan dos nadadores y bastante por detrás quedamos un grupo de 6 nadadores más, de cinco cuando me quedo yo unos metros más alante, el ritmo es durísimo y no puedo mantenerlo, a pesar de estar nadando a buen ritmo, con mucha cadencia de brazada y sintiéndome bien, fuerte y capaz…sigo por eso manteniendo su referencia visual en todo momento.

Llegamos a la segunda boya y encaramos ya la tercera y última a girar a la izquierda, el ritmo es muy muy rápido, y la diversión era casi máxima, solo fallaba un poco el frío, que ya empezaba a apoderarse de mi. Esa tercera boya llega pronto y me dejar percatar de la situación de carrera, los dos escapados, cinco perseguidores, luego yo, y por detrás un trío perseguidor bastante cerca mío y que parecían llegar fuerte.

Tras girar intento acelerar un poco más, pero ya no hay más ritmo, estaba nadando al máximo y el frío empezaba a limitarme todavía un poco más, faltaba poco y no se podía parar, había conseguido estar donde quería hasta el momento y faltaba rematar la faena.

Por momentos siento una mano que me toca los pies, mientras me acercaba rápidamente a la última boya de giro, levantaba continuamente la cabeza para no desviarme nada, no quería perder ni metros ni puestos, llegando a la boya amarilla de giro, me pego al máximo por su interior y salgo dándolo todo dirección a meta, no puedo mirar más allá de mis brazos, a los de delante no llego y el objetivo era que los de detrás no me pasarán, largo sprint que me hace llegar a la salida bastante tocadillo.

Puesto 8 de la general y 2º Máster B, objetivo conseguido en la travesía, pero lo mejor, lejos de los puestos, era el ritmazo al que había conseguido nadar en esta primera travesía, muy contento y satisfecho, pero todavía faltaba otra, había que recuperar lo más rápido posible, del esfuerzo y del frío.

Resultados

Datos de carrera: Travesía del Pantà de Sant Llorenç 1.1k

Distancia Garmin: 1221

Tiempo Garmin: 16.07

Tiempo Oficial: 16.04

Brazadas: 655

Ritmo medio: 1:19/100 

Puesto general: 8

Puesto categoría: 2

Una hora y algo entre la primera y la segunda travesía, en el avituallamiento no hay nada para comer, solo beber, pero mi cuerpo necesita calor, rápidamente voy a taparme e intentar calmar esa sensación de frío que apenas me deja hablar en condiciones. Me visto entero, me enrollo la toalla por las piernas y camino hacia el coche, camino, troto un poco intentando recuperar temperatura, pero el cuerpo está muy tocado, no consigo librarme de ese frío, a pesar del sol y que la temperatura exterior ya ha aumentado sensiblemente.

Pasa el tiempo de espera, entrega de premios y sin más pausa toca volver a tirarse al agua, me tomo un gel y sigo con un frío espectacular en el cuerpo, sensaciones muy malas y, la verdad, con pocas ganas de nadar, suerte de las risas previas con los amigos y compis de club y otros clubs, sin darnos cuenta, control de dorsales y, de nuevo al agua.

Esta vez, toca hacer un recorrido de dos vueltas, una primera vuelta más larga, sorteando 6 boyas, y una segunda vuelta más corta, sorteando 5 boyas antes de encarar la salida del pantano.

Me tiro al agua con el tiempo justo, usando la misma táctica, golpes al agua, braceando un poco y esperando la salida en un puesto, más o menos, bueno, en la salida, esta vez con mayor afluencia de nadadores.

Sigo congelado y así se muestra en el momento de la salida, quedándome clavado y tardando en reaccionar, decido no pensar en nada más que nadar y vuelvo a poner la directa, o a intentarlo, nado rápido o eso me lo parece, pero pronto veo que no conseguiré llegar a la primera boya en la misma situación que la travesía anterior, llego cortado, junto con otro nadador, de la travesía más larga, a bastante diferencia ya de los primeros, además de un grupo muy numeroso, había que intentar llegar a ese grupo como fuera.

Atacamos la segunda boya en paralelo, nadando “fuerte”, pero las sensaciones eran horribles, no podía moverme con la misma naturalidad que hacía en la primera travesía y sentía como las brazadas eran mucho más cortas. Se nos cruzan un par de nadadores camino a esa segunda boya y nos separamos un poco, al llegar a la segunda boya y hacer ese giro de casi 180º, puedo ver como los primeros se han ido definitivamente, parece imposible pillarlos, acercarse a ellos o recuperar algún puesto si todo sigue su curso normal…..era increíble la distancia que habían tomado en apenas 500 metros de travesía.

Pienso por momentos en retirarme, eran momentos difíciles, no nadaba a gusto, no estaba donde quería estar y las sensaciones eran horribles, agravadas por el frío, pero el objetivo no era luchar por estar delante ahí, sino sumar metros, calidad y experiencia para el objetivo, así que tras darle alguna vuelta, decido mantenerme en el agua y luchar un poco más.

Encaro esa tercera boya a mi ritmo, siguiendo siempre ese grupo con la vista, sin perder la boya de objetivo y viendo los nadadores que me rodeaban, seguía ese chico de la larga, una chica de mi travesía y dos chicos más también de mi travesía, íbamos todos algo separados y como peleándonos  entre nosotros, hasta que decido pegarme al que parecía nadar mejor de todos, me tomo un respiro y recupero un poco a sus pies, esos segundos de descanso, me dejan recuperar un poco, me hacen entrar en carrera otra vez, tomando conciencia de lo que estaba haciendo e intento mejorar la brazada, alargando más la misma y aprovechando el recobro, nadando un rato a pies, consigo estabilizar el ritmo, recuperar un poco sensaciones, el ritmo no era, ni por asomo, el de la primera travesía, pero todavía faltaban metros que nadar y no estaba todo dicho….

Pasamos la tercera, cuarta y quinta boya así, dentro de ese grupo de seis nadadores conmigo incluido,  encarando la amarilla que sería de giro en la segunda vuelta, ya teníamos más de la mitad de la travesía hecha y, por delante, todo seguía igual, el gran grupo, cada vez más estirado, pero igual de lejos e inaccesible para nosotros.

Pasada esa boya amarilla, decido ponerme delante, en paralelo con el chico de la larga, el ritmo parece mejor que al principio de la travesía y las sensaciones parece que mejoran, el sol pica más y frío no es tan potente como a primera hora, tan solo cuando se escondía el sol, tapado por alguna nube, el grupo parece romperse un poco y el chico de la larga se queda junto con otro nadador más, quedando solo tres nadadores por delante, seguíamos luchando por llegar a los de delante y, a la vez, por no ser cazados por detrás.

Vamos girando todas las boyas y en las dos últimas decido atacar, no consigo marcharme del todo pero sí estar delante, eso sí, tocándome los pies en cada brazada, quería tomar la misma táctica que tan buen resultado me había dado en la primera travesía, aunque ahora las fuerzas eran más justas y el nivel de mis acompañantes otro distinto.

Encaro esa última boya de giro, la amarilla, por su interior y seguidamente lanzo el sprint, un sprint que no duraría ni 10 metros en cabeza, pronto me superó la chica y otro chico, quedándome a pies primero y, finalmente descolgado de ese grupo, encaro los últimos metros con más calma, sin más que perder y tampoco que ganar.

Puesto 21 de la general y ahora 4º Master B, aunque lejos del podio. Una travesía con mucho que aprender, esta vez las cosas no habían mejorado en “caliente” y quedaban al descubierto errores y cosas a corregir en las siguientes travesías y entrenamientos, había dado un pasito más y, a pesar, de haber conseguido ese podio en la primera travesía, había quedado muy lejos del mismo en la segunda.

Un domingo duro, diferente y muy castigador, pesaba la semana de entrenamientos, el viaje había castigado, el estrés de la batería, la intensidad de las travesías y el frío…..un castigo importante para el cuerpo en el inicio de esos 7 días con 5 travesías, tocaba recuperar, viajar hasta casa, muchos km de vuelta para el día siguiente volver a viajar y atacar una nueva travesía.

Clasificaciones

Datos de carrera: Travesía del Pantà de Sant Llorenç 3.2k

Distancia Garmin: 1221

Tiempo Garmin: 16.07

Tiempo Oficial: 48.56

Brazadas: 655

Ritmo medio: 1:19/100 

Puesto general: 21

Puesto categoría: 4

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks