Travesía del Port de Salou 2.1k

Después de una dura jornada en Balaguer, tocaba seguir sumando y acumulando experiencia en Salou, otra travesía nueva para mi y en mar, la última que me encaja en mi cuadrante del circuito catalán y, posiblemente, la última que nade sin traje de neopreno ya antes de La Bocaina.

Muchas citas este año he podido encajar en mi calendario, muchas pruebas que he podido descubrir y que poder añadir a mi calendario de fijos para próximos años.

Viaje a Salou, con tiempo, relajado, pero sintiendo que el cuerpo no estaba recuperado del esfuerzo del día anterior y que costaría activar el cuerpo y nadar como quisiera. Al llegar al sitio, me encuentro con un mar divertido, con alguna ola interesante y, aparentemente, corriente en contra…un mar perfecto para nadar y disfrutar, como a mi me gusta, solo faltaba que mi cuerpo respondiera a las ganas que yo tenía.

Dorsal a punto y traslado a la zona de salida, travesía muy numerosa de participantes, de nuevo, muchos jóvenes, muchas caras conocidas y teniendo claro que estar delante iba a estar muy complicado.

Contaba tener algo más de tiempo para calentar un poco, pero al final la salida no se retrasa lo que habían dicho inicialmente y con un breve contacto con el agua, debemos colocarnos en la linea de salida, tan solo una boya roja como referencia y que debemos girar a la derecha, saliendo de la Platja dels Capellans, para llegar al Port de Salou, vía libre de recorrido, de referencias y de todo, una travesía de las de antes, donde no siempre gana el que mejor nada, ya que intervienen otros factores como la orientación, las referencias buenas, saber nadar sorteando las olas….

Me coloco por el margen derecho, con la intención de nadar rápido de salida e intentar llegar bien colocado a esa primera boya, mucha gente, golpes antes de comenzar, empujones y nervios….una situación de estrés máximo, todo sumado a esas malas sensaciones iniciales.

Dan la salida y comienzo a correr por la playa, primeros metros corriendo con el agua a baja profundidad, notando como sube el pulso rápidamente, hasta poder encontrar esa mínima profundidad con la que poder nadar cómodo, soy de los primeros en tirarme a nadar, buscando escapar por el lado derecho, siempre más interior.

Las olas me hacen perder rápidamente la boya que debíamos girar de vista, empiezo a tragar agua, golpes por la derecha, por la izquierda, sintiendo como no avanzo como quisiera y que el ritmo de nado no es nada bueno. No pienso en nada solo nado, pero son muchos factores los que van en contra mío, no estoy nadando, me estoy peleando con el agua, jugando a ver una boya que no veo, a intentar avanzar rápido sin conseguirlo y buscando ese camino en solitario que no encuentro.

Después de alguna brazada me encuentro con la boya casi delante, curiosamente vacía de gente, y es que empiezan a verse medusas y los nadadores, evidentemente, las esquivan, ahora sí, encuentro mi camino para poder nadar, sorteada esa primera boya, es momento de coger el ritmo mejor posible y encarar el espigón del puerto.

Nado trazando una diagonal, respirando siempre por mi izquierda y viendo como rompen en mi cara muchas olas, trago bastante agua, pero poco a poco, consigo mi objetivo de nadar sin agobiarme, con más calma, cogiendo más agua y evitando pelearme con ella…los primeros metros son bastante agónicos, poca diversión y demasiado sufrimiento.

Miro el reloj de reojo, el ritmo no es malo del todo para como está el mar, pero sigue habiendo mucha gente por delante y más todavía alrededor, toca tener un poco más de paciencia y ver como reaccionan todos esos nadadores, ya que ese mar divertido, esas olas, esas medusas y el ritmo no afecta a todos por igual.

Pasada casi la mitad de la travesía consigo calmarme, nadar cómodo y en medio de un buen grupo, un grupo joven en el que no conozco a nadie pero que sí me encuentro relativamente cómodo, sin ganas de sufrir más y sin cuerpo para explotar más, decido aguantar un rato en ese grupo y ver si las sensaciones mejoran y puedo tener un buen final.

El doblete de Balaguer estaba pasando factura, pero había que seguir luchando y peleando, nadie me obligaba a estar ahí y lo hacía por gusto y placer, así que tenía que encontrar ese punto de diversión.

Sigo nadando y comienzo a ver ya el espigón del puerto, antes debíamos pasar una zona de juegos en el mar, el mar seguía divertido pero yo seguía sin disfrutarlo como otras veces, sin ser malo el ritmo, sabía que no estaba rindiendo, para nada, a un buen nivel.

Me encuentro en medio de un gran grupo del que no consigo marcharme, del que no tengo suficiente espacio para poder trazar diferente camino e intentar ir un poco más allá, debo conformarme con quedarme en ese grupo y esperar a la entrada al puerto para ver qué opciones hay y cuantos metros de margen quedan.

El espigón se acaba, sigue ese va y ven del mar divertido, aunque hoy no lo disfrutara demasiado, vamos encarando la curva y, poco a poco se empieza a ver el la entrada al puerto, sabía que no era una simple recta y quizás allí podría  apretar un poco más. Entramos al puerto y ese grupo en el que voy empieza a cambiar de ritmo, se nota un potente batido de pies y toca acelerar, no para intentar llegar antes, sino para no perder su estela, porque los pies se pierden fácilmente, lanzo mi particular sprint, sin saber en claro lo que quedaba dando lo poco que quedaba dentro de mi.

Levanto la cabeza y ya diviso la meta y las corcheras que acotan el camino a meta, últimas brazadas con lo que queda, que es muy poco.

Tiempo final 30.50 para los todavía no 2100 metros teóricos de travesía, no había más esta vez.

Clasificaciones

3ª travesía en dos días y tocaba seguir, la semana comenzaba en Salou y terminaría en Cadaqués con otro doblete.

Las cosas no salen siempre como uno quiere, pero hay que saber valorar los aspectos positivos, que también los hay, para poder seguir con la cabeza más alta rumbo al objetivo, hoy podía haber estado más adelante, cierto, haber hecho un mejor promedio, cierto, pero a pesar de haber nadado fatigado, con malas sensaciones y sin buen cuerpo, seguía estando en las mismas diferencias con los de delante…..así que tan mal no salía la cosa, no?

Datos de carrera: Travesía del Port de Salou 2.1k

Distancia Garmin: 1221

Tiempo Garmin: 30.27

Tiempo Oficial: 30.50

Brazadas: 1244

Ritmo medio: 1:30/100 

Puesto general: 53

Puesto categoría: 7

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks