GTC Barcelona Trail Races

Un año más despidiendo la temporada de los grandes en casa, en Barcelona, con una prueba que guardo especial cariño, especial para mi y que siempre me gusta acudir y, de momento, cumpliendo los 5 años de vida que tiene la carrera, 4 en distancia “ultra” y 1 en distancia corta.

Este año, tras preparar muy específicamente la última prueba de natación de la temporada, La Bocaina, para la que centré una especial atención a la natación, olvidando la bici y la carrera, tocó ponerse las pilas de manera exprés tras terminar esta travesía, haciendo una semana de aclimatación muscular a la carrera y monte, con varias salidas cortas y dos semanas de “carga” en las que intenté hacer muchos km, los que mi cuerpo podía tolerar sin riesgo de lesiones, y buscando desniveles aproximados de carrera, cumpliendo con una tirada incluso de casi 40 k, terminando la preparación específica con el swimrun de Barcelona.
El BcnTrailRaces se trata de una prueba de unos 76 km con 2600+ aproximados, que siempre es algo más, divididos en un 50% de senderos, 43% de pistas y un 7% de asfalto, un recorrido no técnico, pero sí exigente y a tramos bastante durillo.
El sábado tocó madrugar, ya que el horario de recogida de dorsales del viernes, solo viernes este año, no me era compatible con el trabajo, pero por suerte, este año, a las 22 horas del viernes ya podía plegar y dormir unas 5 horas buenas antes de la prueba.
Desayuno fuerte, como siempre antes de un evento deportivo, termino de prepararme la mochila con todo el material obligatorio, algo del opcional y mi previsión de comida para la prueba, ya que es una prueba considerada de semi-autosuficiencia. Llego con tiempo, recojo el dorsal, puedo ir al wc sin prisas, acabar de distribuir la mochila y elegir, finalmente, la indumentaria para la ocasión, la mañana era mucho menos fría que los días anteriores y, de inicio, no hacía falta mucha ropa, sin viento, sin previsión de lluvia y sin previsión de sol y calor…..todas las previsiones eran, en principio, buenas para correr.
Todo en orden me dirijo a pasar el control del material y de la comida marcada, sin colas, sin nervios…todo tranquilamente, y una vez dentro del parque cerrado, me siento en un margen, relajado, pensando en los km que se avecinaban, visualizando un poco la carrera y concentrándome para el momento de comenzar….espera que se hace corta y amena escuchando al speaker de la prueba y saludando amigos y conocidos.
Casi las 7 de la mañana y pongo en marcha el gps, me coloco en los puestos delanteros, ya que parece que pocos quieren salir de primera fila y espero el momento de partir. Primeras filas y acción, comenzamos a correr, encarando el primer tramo fácil de carrera, subida continua moderada, primero por asfalto, luego por pista mientras el día intenta amanecer, hay que tirar de frontal para poder correr bien, seguro e independiente, este año decidí llevarlo de inicio y no depender de otros, corriendo riesgos innecesarios ya de salida.
Los primeros 2.5 km y algo más son en subida, una subida no dura, pero sí exigente y que puede hacer bastante daño si no la haces al ritmo que debes, conociendo el recorrido,me dejo llevar por lo que me pide el cuerpo, como siempre hay gente que sale muy rápido y gente que va haciendo, desde luego, en estos km es fácil ganar unos segundos y perder unas minutadas brutales km después, así que cabeza, experiencia y buen hacer.
Llegar a la Carretera de las Aguas y ver el skyline de Barcelona mientras intenta amanecer es espectacular, por momentos recuerdo aquellos primeros km de carrera en mis últimas vacaciones en Lanzarote, donde sí me podía detener a contemplar esos maravillosos amaneceres….jejejeje….ahora no era el momento de recrearse, pero no por ello iba a dejar de mirar y disfrutar esas fantásticas vistas. Toca rodar por un tramo llano e incluso tendiendo a bajar en algún momento, tramo para disfrutar, rodar fácil, recuperar ese pulso de más de los primeros km y comenzar a tomar conciencia de lo que estábamos haciendo.
Poco antes del km 6 nos adentramos en senderos, poco técnicos, con sus giros, sus piedras, sus raíces y para estar 100% atento si no quieres probar el suelo….todavía en mi recuerdo el viaje de años atrás en estos primeros km…con calma voy haciendo, dejando pasar a los que vuelan desde atrás, y pasando sin problemas a los que van más lento que yo.
Camino al primer avituallamiento, situado en el km 7.3 teórico y al que puedo llegar con buen tiempo, en buen puesto y no tan tocado como años atrás. Avituallamiento 1, punto de control de tiempo, 38.58. Cojo un puñadito de almedras y 4 chuches, un vasito de coca-cola y seguimos, sin perder apenas tiempo, sigo con la marcheta. Al salir del mismo, piso un poco mal una piedra y me tuerzo el tobillo derecho, de inicio dolía bastante, pero pronto me olvido del dolor y sin consecuencias sigo en carrera.
Rodando todavía con el frontal, empieza a amanecer y la luz ya es notable, escasa en los tramos de bosque y más sombríos, pero ya son buenas las condiciones de visibilidad. Pasadas las 8 de la mañana me quitaría el frontal, sin parar y dejándolo en uno de los bolsillos exteriores de la mochila.
Hasta el km 21, aproximadamente ya no teníamos más avituallamiento, así que tocaba regular bien, hasta el momento iba lleno de todo, líquido y sólido, y mentalizarse para hacer una tirada más larga que la de inicio, el siguiente avituallamiento y punto de control sería en Santa María de Vallvidrera.
Este tramo lo comparto con Eusebio y David, hablando y corriendo a buen ritmo, alternándonos al frente de grupo hasta que un poco antes de la subida final se marcharan un poco por delante, después ya no los volvería a ver más.
Primer tramo de sendero sube baja, fácil, sin dificultad, perfecto para seguir entrando en calor, ir quitando algún metro de desnivel positivo de manera fácil, combinado con algún tramo de sendero muy corrible y llano. La carrera es muy divertida y variada hasta el momento, yendo bien todo es fácil y bonito…pero eso solo había hecho que comenzar. Seguimos por un tramo de pista fácil, muy rápida, pasando por el Pi d’en Xandri, y volviendo de nuevo a un tramo de sendero divertido, con algún repecho durillo y algún tramo de bajada más técnica, momento para utilizar los 5 sentidos para no tener ningún susto.
Seguimos con una subida rota de varios km, con algún descanso, con algún tramo más rodador, pero siempre tendiendo a subir, con varios repechos durillos, antes de encarar una fuerte subida de asfalto ya próxima al avituallamiento, que encaramos en bajada pistera.
Muy buenas sensaciones hasta el momento, más de un cuarto de carrera al saco y la cosa pintaba muy bien. Llego al segundo puesto de control con 2.13.27, toca fichar chip y avituallar, ahora sí rellenar bidones, beber un poco y coger, igual que en el primer avituallamiento, unas almendras y unas chuches. Encaro ya el siguiente puesto de control situado ya en el km 32, aproximadamente de carrera.
Este avituallamiento es uno de los más concurridos, coincide también con el del km 68, así que volver a este avituallamiento, donde está Fina y Joan Cardús es un objetivo claro en carrera, si vuelves a este avituallamiento, el final está asegurado.
Salgo del avituallamiento y encaro un tramo exigente, senderos, subida algo técnica, escaleras y siempre para arriba…olvidando ya por completo ese “descanso” del punto de control. Seguimos con un tramo larguillo de senderos, rápidos pero puñeteros con sendos repechos que rompen el ritmo y castigan las piernas, pero muy entretenidos, ello facilita el paso de los km mientras que vamos sumando desnivel positivo sin apenas darnos cuenta,
Combinamos una subida durilla por pista con un tramo bastante rodador, al que ya no se rueda al ritmo deseado, sino más bien, al que se puede y encaramos otra bajada, bastante pronunciada y técnica.
Salimos a una pista y ya se ve la Creu d’Olorda, poco a poco nos vamos aproximando, con tramos llanos, subidas fáciles e incluso tramos de bajada, hasta llegar al tramo final, donde la pista se endurece considerablemente y deja de ser rodadora, la pendiente se acentúa cada vez más y culmina con un tramo de 200-300 de escaleras por medio del bosque hasta llegar al punto de avituallamiento, 3.25.20 para completar estos primeros 32 km, aproximados de carrera. Todo iba, incluso, mejor de lo previsto.
Avituallamiento con más calma, el próximo sería ya en el km 47 aproximadamente, habiendo superado el ecuador de la prueba ya y al que había que llegar lo más entero posible. Cargo los dos bidones que llevaba, cojo unos frutos secos, unas chuches, un par de vasos de coca-cola y reanudo la marcha.
Primer tramo muy corrible y rápido hasta casi el ecuador de la prueba, pista llana y senderos con desnivel favorable, km para dejarse ir y recuperar algo de tiempo, pero siempre sin pasarse. En estos momentos empieza a chispear, una fina lluvia nos acompañará durante los próximos km, hasta bien bien el siguiente punto de control en el Papiol. Es una lluvia agradecida, que no molesta para nada, aunque la temperatura sí que se nota ya más bajita que de inicio
Sobre el km 35-36, coincido con un chico llamado Luma, luego con la primera chica, la ganadora de la prueba, Jullia Fatton, y nos dejamos llevar unos de otros, nos alternamos al frente y formamos un gran equipo, rodando unos km muy rápidos, en mi caso, bastante por encima de lo que debiera, pero me sentía bien, tenía confianza, ganas y porqué no arriesgar un poco….
Tramos variados de nuevo, senderos, en los que los cortos repechos seguían castigando las piernas y en los que nos movíamos bastante juntos, tramos de bajada rápida en los que Luma avanzaba rápido, y pistas donde Julia volaba….así, sin darme cuenta, me como unos 8-10 km de carrera y me planto ya en el cuarenta y tantos, cerca del avituallamiento del Papiol, el avituallamiento de la bolsa de vida, que aunque no tuviese nada ahí, siempre, psicológicamente ayuda.
Los últimos repechos exigentes hacen pupa y Julia se va de nosotros, casi era lo mejor, porque aguantar unos km más a su ritmo, creo que hubiese sido la perdición. Luma me deja en un tramo más técnico de subida por roca, cogiendo unos metros que ya no conseguiría recortar en la bajada pistera y asfaltera hasta el Papiol, hasta el siguiente punto de control, avituallamiento, este año situado en un pabellón deportivo, con su control, sus escaleras y su comida en interior….pararse demasiado tiempo allí podría ser peligroso.
Tiempo al paso por el km 47, 5.05.54, buen parcial hasta el momento.
Relleno los bidones, bebo, me tomo unos bcaas, tiro los envoltorios que llevaba gastados de los geles y barritas hasta el momento, me coloco unos cuantos más en los bolsillos exteriores de la mochila y reanudo la marcha.
Ahora sí el cansancio era notable y el cuerpo empezaba a no funcionar como durante los primeros km, no quería pensar en ello, aunque era consciente que llegaba falto de km, pero también, punto a mi favor, era las remontadas de los años anteriores hechas a partir de este punto de carrera hasta el final, así que había que seguir luchando y peleando.
Hasta este punto de carrera había corrido muy bien, inteligentemente, concentrado, sin dejarme llevar en exceso por la carrera y atendiendo a mi cuerpo, sin descuidar la alimentación ni la hidratación. Ahora había que regular bien, próximo control, km 61 aproximadamente.
Este tramo es uno de los más duros para mi, primero por la acumulación de km, por el tiempo de exposición y por el recorrido, duro en parte, y lo fácil, si estás tocado, se hace interminable.

Primer tramo tras el avituallamiento muy divertido, deshacemos el último tramo  hecho antes de llegar, por asfalto y pista para adentrarnos en un sendero entretenido, llaneando y picando ligeramente hacia arriba, muy llevadero tras el parón, antes de encarar un tramo muy duro de subida y una bajada técnica que requiere su atención, su tiempo y que conlleva su correspondiente desgaste. La variedad este sector es amplia, pero este año no me sentía tan fuerte como años atrás, y más que avanzar, perdía algún puesto, pocos, pero quien me alcanzaba en este punto no era “seguible” para mi y tocaba luchar con el recorrido y con la mente, coincido en este tramo con dos chicos jóvenes que se van animando unos a otros, parecen llevar un ritmillo alegre, a ratos los paso, a ratos me pasan y nos vamos encontrando durante varios km. Ya son muchas horas rodando en solitario y la cabeza empieza a jugar un papel importante.
El último tramo hasta ese avituallamiento de Can Calopa se me hace interminable, muy duro, durísimo….y la mente deja de acompañar también al cuerpo, pájara en toda regla, como y no me recupero, bebo y quiero más, llego totalmente seco al punto de avituallamiento y muy muy cansando, sin fuerzas y dudando seriamente acerca de mis opciones de poder terminar la carrera, faltaba “poco”, tenía tiempo, pero en esos momentos ya no confiaba en mi cuerpo y la gran y buena concentración que había llevado en los primeros 45 k de carrera  había desaparecido por completo.
En los tramos pisteros y fáciles es donde más noto la falta de fuerzas, de ritmo y donde pierdo quizás más tiempo respecto a otros años, las zonas técnicas las iba sorteando, más o menos, igual, pero las zonas fáciles no rendía como en otras ocasiones, empezaba a perder todo el tiempo ganado en la primera parte de la carrera.
Intentaba recordar tramos del año pasado, tramos en los que recordar cosas positivas para animarme, pensar solamente en lo bueno olvidándome de las subidas duras que faltaban…..ya casi llevaba los 2600+ teóricos de la carrera, aunque ya sabía que era algo más….y a estas alturas, 100+ puede ser un mundo.
Lleno los bidones, bebo un poco de coca-cola y de comida ya no me apetece nada, no me entran ni los geles ni las barritas que llevo, y comida en este avituallamiento tampoco había, así que tenía que engañar al cuerpo y seguir, por suerte, el próximo avituallamiento estaba a unos 8-9 k solamente.
Arranco de nuevo, primer tramo fácil, senderos y pistas llaneando y tendiendo a bajar, algún repecho duro para romper ritmo y piernas, luego el terreno cambia y se endurece y de que manera, terreno resbaladizo, con muchas piedras, estrecho, entre zarzas, subidas técnicas duras y descensos saltando rocas que terminan de destrozar el cuerpo….son 5-6 km muy lentos y que hay que trabajar con calma, hasta el km 66 toca sufrirlo y mucho, para mi los peores km de todo BcnTrailRaces en cuanto a sensaciones propias y ritmos, podría decir que del 56-66 rodaba cadáver total.
Llegando a la zona del pantano el terreno se suaviza, superamos ya esos 2600+ y todavía faltan unos 10 k hasta meta, por suerte en unos 2-3 tendría la última pausa, en el punto de control de Santa María de Vallvidrera, punto de paso  que repetíamos. Paso sin pena ni gloria la zona del pantano, supero las escaleras de bajada sin disfrutarlas como en otras ocasiones y la “meta volante” del avituallamiento se me hace larga, un repecho matador en pista antes de encarar el descenso hasta el avituallamiento me vuelve a dejar tocado, allí me pasa Joana, una chica de relevos que lleva un gran ritmo pero que por el momento no puedo seguir, nos animamos y ella se marcha por delante.
Llego al avituallamiento, ficho el tiempo, relleno un bidón, como algo de chocolate y me reúno con Joana, no hay más corredores por la zona, de nuevo Joan Cardús me anima y dice que voy bien, quizás de puesto no iba mal, pero la verdad, es que la carrera se me estaba haciendo un mundo.
Reanudo la marcha y solo pensaba en encontrarme con Manel Alcántara, que me esperaba en el tramo final, siempre va bien tener un amigo en carrera y recibir sus ánimos y apoyo, y más aún cuando vas tocado, muy tocado.
Camino del km 70, tramo rompedor, con escaleras y varios sube y bajas, antes de encarar un tramo técnico y duro, por sendero rocoso, con bastante desnivel y que nos lleva a superar los 2800+, superado este tramo ya sí que todo estaría hecho, nada podía fallar hasta llegar a meta y sentirte triunfador,
En este tramo coincido de nuevo con Joana y dos chicos más, Joana lleva un ritmazo y se va con una gran escalada, por detrás nos quedamos los 3 chicos hasta que me decido a atacar e ir tras de Joana, era el momento de echar el resto, ya no valía la pena guardar nada más, aunque lo cierto, es que había ya muy poco.
Enlazo con ella al final de la subida, durante la bajada, se nota su mayor y mejor agilidad y me quedo algo por detrás, aunque los dos chicos que iban conmigo se quedan algo por detrás, de nuevo en terreno de nadie y en solitario.
Antes del tramo más fácil del final enlazo con Joana, y esos 3-4 km más rodables se me hacen más llevaderos y consigo, al menos, no perder tiempo, su ritmo es bueno y mi cuerpo parece que vuelve a responder un poco, aunque tenía ganas de ver y oler el Velódromo ya, se me estaba haciendo algo larga la carrera.
Cualquier repecho se me hace durísimo, aunque fuese pistero y fácil, pero peleo cada metro para no perder esa referencia y la buena compañía, no tenía ni idea del puesto que llevaba, sí del tiempo, este año se me iban a ir unos minutos más que el año pasado, jejejee….faltaban unos 4-5 km y llevaba el mismo tiempo final que hiciera el año pasado.
Pasamos el Tibidabo, y encaramos la parte más fácil, carretera de les Aigües de nuevo, algún repecho corto, y un tramo técnico de bajada, demoledor, para mi….pero ya estaba todo hecho. En este tramo de Carretera me encuentro con Manel, nos dice que faltan unos 2 km aproximadamente, sin mirar el reloj, me limito a disfrutar ese descenso y de la compañia, los comentarios, alguna risa y empiezo a valorar lo que estaba a punto de conseguir de nuevo un poco más de pista, una cuesta, una bajada más y un sendero técnico de bajada que nos acercaría ya al Velódromo, donde ya escuchábamos la megafonía y podíamos “oler” la meta.
Momentos para dejarse llevar, disfrutar y sumar mucha vida, mi quinto “Collserola” ya estaba en el saco, el segundo de recorrido muy similar y el que parece que va a ser el recorrido definitivo, con lo que ya hay nueva meta, superar tiempos!
Cruzo meta junto a Joana, felicitaciones, abrazos y felicidad máxima, segundos después, me doy cuenta que no había validado el sport-tident y el tiempo de chip no se había parado, pero era ya lo de menos, la meta estaba cruzada.
Y con este grande, despedimos la temporada y el año, aunque, conociéndome, algún evento más caerá hasta el día 31, un mes sin nada, son muchos días….jejejeje….por lo pronto unos días de relajar entrenamientos, escuchar al cuerpo, dormir más, darse algún caprichito y desconectar, lo que venga bienvenido será, y en 15 días arrancamos rumbo al 2018

Fotos by ESPORTFOTO

Datos Carrera: Gran Trail Barcelona Trail Races (76 k, 2600+)

Distancia Garmin Fenix3: 75.145

Tiempo Garmin: 9.10.21

Tiempo oficial real: 9.11.00

Ritmo medio: 7.19

Kcal: 5568

Ppmedio: 144

Ppmáximo: 184

Desnivel positivo: 2845m

Puesto general: 33

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks