Triatlón Sprint por equipos de El Prat

Después de descartar alguna prueba anterior, llegaba el Triatló Sprint por equipos de El Prat, una prueba en la que no participaba desde hacía varios años y que me hacía ilusión volver a hacer un tiempo después, y más con los super-compañeros de equipo que tenía, Miquel Blanchart, Artur Cunyat y Jordi Riera.

Llegaba en un momento de forma bueno, no óptimo para estos ritmos tan intensos, pero sí para pelearlo bien y poder hacer un buen papel de equipo.
Semana de ligera carga para llegar lo mejor posible al domingo, estaba motivado y tenía ganas de triatlón, igual que mis compañeros, pero una vez más, nuestras ilusiones se vinieron abajo de golpe, una vez más se anulaba la prueba como tal, dejaba de ser prueba puntuable y tampoco Campeonato de Catalunya por equipos.
Mar revuelto, en mi opinión no lo suficiente como para cancelar este sector, lluvia intermitente a primera hora de la mañana especialmente y fuertes rachas de viento, también intermitentes que hacía que no todos los equipos jugaran en las mismas condiciones y/o con la misma suerte.
La prueba quedó recortada a una corta carrera por la arena de la playa, recorrido de ida y vuelta por el mismo sitio, mantenía la bici tal cual, con sus 3 vueltas previstas y mantenía también, la carrera a pie con sus 2 vueltas previstas, es decir, de triatlón pasaba a duatlón o “gimcama” mejor dicho.
Muchas bajas de equipos importantes en el momento de conocer  la decisión tomada, comunicada por el organizador minutos antes de la salida Open, la decisión no era de nuestro agrado para nada, la motivación no era la misma, en mi caso, totalmente nula, pero el equipo decidió tomar la salida, así que había que cambiar el chip y prepararse para la guerra.
Había ido a primera hora para poder aparcar en la misma playa, junto a mi peque, así que pudimos ver los “juegos” de primera hora, mucho descontrol en todo y parecía que todo valía en la prueba, algo que visto desde fuera y sabiendo lo que nos esperaba a nosotros después solo hacía que desmotivar todavía un poco más.
Pasadas dos horas y media comenzaron a llegar los compis de equipo, así que preparamos las bicis, colocamos dorsales, escogemos material, hablamos táctica y entramos a boxes, comemos algo y realizamos un calentamiento momentos antes de comenzar.
Todos decidimos correr descalzos la primera posta, todo arena, así que todos creemos que la mejor opción es hacerlo así, esperamos nuestro turno y comenzamos a correr en el minuto 44 tras el inicio de la prueba elite.
Salimos corriendo sin estrés, sin quemarnos, buscando activar el cuerpo y no perder mucho tiempo en este tramo, pero buscando llegar bien a la T1 y poder hacer buena bici, en la que Miquel marcaría el ritmo y pediría relevos si le hacía falta.
Sensaciones extrañas en este primer sector, sin sentir que competía,sin saber exactamente qué hacía y para nada conocedor del infierno que me esperaba después.
Llegamos muy agrupados, sin percances, a la T1, habiendo cumplido esa primera parte teórica sin problemas, transición rápida en la que consigo salir delante junto a Miquel, con tiempo suficiente para calzarme bien y tranquilamente comenzar a pedalear.
Rápidamente Miquel se pone manos a la obra, o piernas en marcha e impone un ritmo demoledor, tras él seguimos Jordi, Artur y yo….pronto me doy cuenta que no era mi día y que tocaría pelear mucho y sufrir mucho, solo para aguantar en el grupo.
Las rotondas me suponen unos esfuerzos extras para enlazar con el grupo y pronto quedo congestionado de piernas, pedaleo por inercia, dando todo lo que tengo pero sin disfrutar en ningún momento y sufriendo desde el km 2-3 de carrera, aguanto como puedo el primer largo pero no consigo mantener el ritmo en la vuelta para cerrar la primera de las tres vueltas de que constaba el sector ciclista, pido que afloje un poco el ritmo a Miquel y pueda oxigenar un poco piernas, pero es solo un frenazo momentáneo, el grupo sigue fuerte y pronto vuelvo a estar a cola de grupo y sufriendo como nunca y, esta vez, con el añadido de no poder aflojar para no perjudicar más al grupo, ya que éramos solo 4 participantes y debíamos terminar los 4 para “puntuar”.
Segunda vuelta en progresión, sigo sufriendo y gracias a los relevos de Artur y Jordi consigo ir enlazando y  mantenerme en el grupo, las sensaciones son horribles, siento un sudor frío en el cuerpo que me consume, siento como me voy quedando sin energía y lo que soñaba y esperaba como un gran debut de temporada se estaba convirtiendo en un calvario.
A tirones consigo terminar la segunda vuelta, sufriendo muchísimo y gracias a los relevos de mis compis, Artur y Jordi, Miquel estaba “on fire” disfrutando y tirando muy fuerte.
Mis piernas no podían más, muy congestionadas, duras, no respondían y necesitaban una “pausa” que no llegaba para poder funcionar…..y es que no están acostumbradas, ni ellas, ni yo a esos ritmos tan intensos y tan de golpe, estoy seguro que con agua de por medio, mi cuerpo habría respondido más y mejor, pero ese tramo de arena “inútil” me había hecho mucho mal, físico y psicológico.
Tercera vuelta al mismo ritmo, peleando al máximo, Miquel sin pedir relevos y tirando fuerte y firme, Artur por detrás aguantando y yo luchando con Jordi detrás, empujándome tras giros y rotondas, para no descolgarme y enlazar pronto con el duo de cabeza.
No podía pensar, ni ver lo que pasaba alrededor, estaba en una especie de túnel en el que solo podía pedalear con todo puesto, al máximo y esperar ver la luz para poder salir del túnel….no recordaba una agonía así en mi vida, por supuesto, tampoco ese sufrimiento en ningún tramo ciclista de ningún triatlón.
Terminando la tercera vuelta intento quitar un piñon o dos para poder pedalear con mayor agilidad, pero ni el cuerpo asimila ni facilita esa agilidad ni me dejaba seguir en el grupo, así que con todo hasta el final…..deseando poner pie en el suelo y dejar atrás esta horrible experiencia.
Mi cuerpo no había respondido bien, mi cabeza tampoco acompañaba, me sentía vacío, sin fuerzas pero con la “obligación” de no poder rendirme.
Llegamos a la T2, nos descalzamos y empiezo a visualizar la carrera, que esperaba con algo más de optimismo y con la que poder recuperar un poco sensaciones y “disfrutar” algo de la carrera.
Pongo los pies en el suelo y pronto me doy cuenta que las piernas no responden, duras como piedras, nos dirigimos a nuestro sitio en boxes, colgamos la bici, dejamos casco, calzamos las zapas y comenzamos a correr….
De nuevo a cola, nos dirigimos al circuito para realizar las dos vueltas previstas y seguimos “a fondo”, ahora Artur y Jordi en cabeza, yo me pego a ellos justo por detrás y Miquel por detrás controlando y animando al grupo.
Buen ritmo de inicio, mucho mejor de lo que esperaba o podía imaginar tras esa nefasta bici, era un ritmo rápido para mi, pero no para el resto del grupo, y menos para Miquel, que pronto avisa que tras el giro y con la cuarta parte del recorrido hecho tocaría cambiar de ritmo…..en mi caso, no podía imaginar el correr más rápido….seguía sudando en exceso, con mal cuerpo, con el corazón a mil y sufriendo como un enano.
Llega el esperado y temido giro a la vez y el grupo cambia el ritmo, primeros pasos a los que puedo responder pero pronto empiezo a sentir la mano de Miquel en mi zona lumbar empujando, a ratos fija, a ratos a empujones…..la sensación era horrible, mi cuerpo no daba más de sí, mis piernas tampoco, sentía como la cabeza fuese a estallar y muscularmente igual….
Aguanto así este segundo largo y Miquel anuncia otro nuevo cambio de ritmo para la segunda vuelta, dice que hay que poner toda la carne ya en el asador, en mi caso, pocos huesos quedaban ya para roer.
Empieza la segunda vuelta y sigo sufriendo como nunca, cara desencajada, cuerpo rígido, sudor frío, corazón a mil por hora y piernas totalmente descontroladas, empujones de Miquel y ahora también de Artur…..solo pienso en no caer, no tenía tiempo ni para soñar con el fin de carrera, qué manera de sufrir y agonizar.
Con la ayuda de Miquel desde atrás, completamos este tercer largo, quedaba ya solo uno más para terminar y Miquel pide más, sigue empujando y yo sigo “volando”, ya no sentía dolor, ni nada en el cuerpo, estaba totalmente desconectado y dejándome llevar por ellos….no era mi carrera, no era mi día y sí era un día muy muy duro para mi.
Intento correr más, sprintar, pero no hay gasolina no hay nada más dentro de mi, siento que solo esos empujones de Miquel me hacen avanzar, a lo lejos el arco de meta, y nunca antes he deseado tanto cruzarlo.
Últimos metros, me dejo llevar y, por fin, cruzamos meta……53.42 minutos de pura agonía y cero diversión, hoy un lastre para mis compañeros de equipo y con nula aportación, o casi nula, ya que solo pude aportar el cruce de meta.
Experiencia horrible para este inicio de temporada, sin poder experimentar en triatlón, sin poder disfrutarlo y “cediendo” una vez más a los juegos que nos proponen organizadores, federación y oficiales a los participantes, en mi caso el hecho de no hacer un triatlón me afectó demasiado y el formar parte del juego fue por decisión grupal.
Sabiendo la previsión de tiempo, condiciones del mar, viento y unas cosas y otras, creo que la opción buena era posponer el evento, cambiar de fecha o simplemente anularlo, a veces, no podemos luchar contra el tiempo y las cosas no suceden como esperamos, si había peligro en el agua, también lo había, por momentos, en el sector ciclista, con el viento, con el asfalto mojado, con la lluvia, con los charcos y demás…..a todos nos gusta el triatlón, nos gusta competir, mejor o peor, nos gusta lo que hacemos pero no nos gusta que jueguen con nosotros y nos metan algo en la boca solo para callarnos.
Debut, entre comillas, hecho….esperaremos a la segunda cita, en unos días en Sant Feliu de Guíxols, otro sprint previo al Ironcat en el que espero encontrarme con todo lo que no me encontré esta vez en el Prat.
Seguimos
Triatló Sprint ( 1k carrera arena de playa + 20 k bici + 5 k carrera a pie)
Tiempo final: 53.42
Puesto final general: 12

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks