Ironcat 2018

Un año más decidí, finalmente, formar parte de esta prueba que, personalmente, tanto me gusta y que tan buenos recuerdos me trae. No lo tenía claro hasta pocas semanas antes, todo y estar inscrito desde noviembre, prácticamente, pero me faltaba algo, motivación ganas y, sobretodo, encadenar varios entrenamientos buenos para poder afrontar con un mínimo la prueba, tenía claro que si la hacía, la quería hacer, más o menos, bien, no hacer por hacer y pasar más penuria que otra cosa.

Gracias a poder compartir muchos entrenamientos con Miquel Blanchart y encadenar alguno de muy bueno me decidí a atacar este nuevo Ironcat, el 14 para mi, y mi 37 distancia IronMan. Llegaba bien, preparado, motivado pero sin la presión de “marquitis” de otros años, o buscar puestos, o intentar hacer algo concreto, quería disfrutar al máximo de la prueba, en la prueba e intentar no sufrir demasiado.

Caí resfriado una semana antes de la prueba, un incómodo resfriado que, a día de hoy, todavía arrastro sin hacer limpio del todo, pero me sentía con fuerzas y, sobretodo, tenía ganas de competir y es que el hecho de colgarme muy pocos dorsales durante el año me hacía llegar con más ganas, con más hambre aunque también con algo más de nervios.

El viernes buen entrenamiento corto en el sitio, rodaje breve en bici y unos metrillos de agua, todo seguía igual que años atrás, jejejeje….por la tarde briefing y a descansar lo máximo posible para el día siguiente.

Me despierto a las 5 en punto, justo dos horas antes del inicio de la prueba. Momento wc y desayuno en la habitación, con calma, con todas las cosas ya a punto para la carrera. Pronto se hacen las 6 y llega el momento de dirigirse a boxes, dejar el material y comenzar a prepararse para el gran momento, otro grande estaba a punto de comenzar.

Quedo con Ana un poco antes y le paso los bidones y comida para que me de en el sector de bici durante el avituallamiento particular, toda la comida muy pautada para la bici, que sería el tramo clave para poder ganar y no perder antes de los 42 k finales de carrera. Todo claro es momento de terminar de picotear algo, dejar el material en boxes y enfundarse el neopreno, saludar amigos, compis y conocidos, 4 fotillos y a probar agua, 4 brazadas, ajustar el traje y a esperar el momento de la salida, decidí no calentar antes y guardar más las ganas.

Me coloco como siempre, lado derecho y visualizando las dos primeras boyas, en línea recta, y las que, seguramente, iban a ser más complicadas por golpes y demás, así que concentrado para intentar buscar mi hueco, escapar de los golpes y llegar bien ubicado y en carrera a la segunda boya, de giro a derechas. El circuito, como cada año, 3 vueltas a un rectángulo, sin salir del agua para luego entrar en el puerto y salir por la primera rampa.

Empieza la prueba y sin pensar comienzo a nadar, 4 toques leves y en nada estoy solo por el lado derecho, Cristian a mi lado por la izquierda y nadando cómodo y con vía libre, la situación deseada, sin duda. Braceo cómodo de inicio, el agua está fresquita y es vital controlar la respiración y no alterarse demasiado al principio. Nado largo y cómodo, aprovechando la brazada y pronto consigo escaparme un poco y llegar a la primera boya en primer lugar, algo que no esperaba y que tampoco me decía nada, de momento.

Ataco la primera recta del rectángulo, pagando un poco la novatada del circuito, toca corregir alguna vez la trayectoria hasta pillar el truquillo a las leves corrientes que hay, no miro hacia atrás y sigo haciendo mi natación, buscando acelerar un poco el ritmo pero siempre controlando la brazada, esperando algún otro triatleta que se acercara y poder hacer un “mano a mano”. Completo la recta primera, giro a derechas y encaro la otra boya de giro, allí sí que miro a ver si viene alguien pero veo que he abierto un buen hueco sobre un grupo, todavía amplio de triatletas, así que decido no esperar y “atacar” un poco más.

Nadar con 2-3 triatletas estaría bien pero tantos como venían de inicio no lo veía claro. Buena recta para completar la primera vuelta y abrir algo más de diferencia sobre el grupo que me perseguía.

Comienzo la segunda vuelta y empiezo a creerme la posibilidad de salir primero del agua, algo simbólico, que no sirve para nada, o sí, pero que me hacía ilusión tras varios años intentándolo y no pasando del segundo puesto, este año parecía que tenía la opción de repetir la experiencia vivida en Ican Gandía 2016 y repetir como primero del agua.

Segunda vuelta controlando un poco el ritmo, quizás más lenta que la primera, pero que me servía para mantener una diferencia cómoda todavía a mi favor, quería tener un buen final y una buena tercera vuelta. En esta segunda vuelta corrijo los fallos de orientación de la primera vuelta y puedo mantener el ritmo nadando fácil, empiezo a doblar ya triatletas, los puedo pasar fácil, sin problemas y al ir en solitario eso me ayuda a conseguir algo más de diferencia sobre el grupo. Termino la segunda vuelta muy entero, con ganas de nadar más y con muchas motivación, ganas e ilusión….este Ironcat 2018 comenzaba mucho mejor de lo previsto.

Disfruto y saboreo cada una de las brazadas de la tercera vuelta, sabedor que no iba a ser pillado ya por ningún otro triatleta, así que disfruto de ese momento y siento el agua del mar como a mi me gusta, calmado, relajado, nadando y disfrutando….en carrera pocas veces se puede sentir eso, así que era un auténtico privilegiado en esos momentos.

Gran tercera vuelta, encaro el puerto y salida por el primer muelle, sin mirar atrás, nadando con confianza, sin mirar el reloj y, lo más importante, disfrutando de este primer sector, para nada decisivo, pero que si se disfruta y se hace bien siempre ayuda en el desarrollo posterior de la prueba.

Últimas brazadas fáciles, visualizando ya la T1, ordenando en mi cabeza todas las acciones a realizar y, sobretodo, que me dejara nada.

58.42 era mi tiempo de natación para un sector más largo de lo habitual, y una T1 de 2 minutos justos.

Encaro la rampa de salida, me pongo en pie y siento mi nombre por megafonía, también en el público y me crezco, aunque también me pongo nervioso ante tal situación, demasiado observado en ese momento, cierto que líder de la prueba, pero que ya sabía que era algo simbólico.

Llego a mi zona de boxes, me quito el traje, de nuevo con dificultades, y es que los nervios de tener una cámara a un palmo de mi cara me incomodaba más que otra cosa, me coloco el casco, gafas, dorsal, las zapas, que decidí no anclarlas y colocármelas más cómoda y tranquilamente con el pie en el suelo, cojo las primeras raciones de comida para el sector de bici, me tomo un gel y salgo hacia el tramo ciclista.

Transición lenta para mi, pero con la que consigo ver que el segundo y tercero del agua justo salen cuando yo ya monto en la bici, y que comienzo a pedalear, cómodo y con todo en orden, 180 k por delante en un circuito a 6 vueltas.

Me tomo con calma el tramo de enlace, que transcurre por la población, asfalto menos bueno, adoquines y badenes, con calma para no perder ningún bidón. Llego a la zona de los arrozales y me acoplo, bonita sensación la de ir líder, abriendo carrera, tras el coche que abre carrera y con una moto gravando el momento. Me concentro, pedaleo e intento acoplarme lo mejor que puedo a la cabra, buscando las primeras sensaciones, despertando piernas y otros grupos musculares no usados en el agua, las sensaciones son muy buenas, miro hacia atrás en alguna recta larga y no veo asomar a nadie, así que me fijo el objetivo de completar la primera vuelta como líder, algo que tampoco servía para nada pero que me hacía ilusión y que la situación de carrera me permitía.

Sin perder la cabeza impongo un buen ritmo, buena cadencia y me siento muy bien acoplado en la bici, todo en orden, agilidad, buen ritmo y buenos vatios, así llego al primer punto de giro y donde poder tomar referencias sobre mis perseguidores. Diferencias entre 3-5 minutos sobre los más próximos y algo más sobre los favoritos a ganar la prueba. Era momento para homenajearme un poco pero también de mantener la calma y rodar sereno, la prueba acaba de comenzar y, aunque todo iba bien, no podía cometer errores de novato.

Calma, buen ritmo, buen hacer y respetando en todo momento las pautas de alimentación, una barrita y un bidón de alimento para la primera hora de bici. Hago una muy primera vuelta, llegando al tramo de enlace con mucha diferencia todavía, disfrutando y, sin darme cuenta con 30 k ya a mi favor. Aprovecho los tramos de enlace para estirar un poco, dar mayor agilidad al pedaleo y cambiar de posición, siempre cuidando los badenes y los tramos de asfalto más irregulares.

Comienzo la segunda vuelta sin necesitar todavía comida, y decido intentar aguantar ahí en cabeza. Ya en el circuito, vuelvo a acoplarme bien y rodar fuerte y cómodo, disfrutando mucho, abriendo carrera, una situación indescriptible….era mi momento de gloria y tenía que disfrutarlo y vivirlo. Sin perder la cabeza mantengo vatios y cadencia, comiendo lo pautado y completando casi la segunda vuelta todavía como líder, en el km 58.5 de bici y tras 2.35 horas de carrera, Beñat Arnaiz me supera en bici, me pasa limpiamente y moviendo unos vatios totalmente inaccesibles para mi, así que no puedo hacer más que ver como pasa y marcha, tocaba hacer un reset y “comenzar” una nueva carrera, eso sí, ahora ya más corta, siguiendo delante pero con otras metas, a mi ritmo y saboreando un poco esos momentos previos vividos.

Sigo respetando mis pautas de comida a raja-tabla, bebo lo pautado, como lo previsto y complemento con agua de la organización en el giro si me apetece o coincide con la ingesta de un gel, como en la segunda vuelta por ejemplo.

Tras Beñat me pasaría un triatleta extranjero, también como un obús, rodando a otro nivel, así que tenía que seguir haciendo la mía, poco a poco se regularizaban los vatios, la media bajaba un poco y aquella emoción de las dos primeras vueltas se apagaba, pero debía mirar hacia delante, estaba en carrera, sintiéndome bien, rodando fuerte, según o mejor de lo previsto y en puestos delanteros.
Completaría la tercera vuelta comiendo bien, con buenas sensaciones y habiendo perdido solo un puesto más, en esta tercera y la vuelta siguiente perdería mucho gas en posición, me costaba acoplarme bien como en las dos primeras vueltas y necesitaba estirar algo más, abusando, quizás, de un posición poco favorable para rodar rápido.
Ecuador de la bici listo, tocaba comenzar a restar, tocaba seguir concentrado y seguir las pautas, hasta el momento todo rodaba al gusto y no tenía que cometer ningún error. Posiblemente la cuarta vuelta fue mi peor vuelta, la que rodé con peores sensaciones, sin sentirme a gusto en ningún momento y perdiendo más gas y puestos, poco antes de la mitad de vuelta me pasa el grupo de favoritos, Albert Jiménez y Cano, seguido de Pallarés, intento no perder contacto visual con ellos, pero rápidamente Cano y Jiménez se van, quedándome con Pallares jugando a adelantarnos mútuamente varias veces durante lo que quedaba de vuelta y parte de la siguiente.
Encaraba la quinta vuelta con ganas, pero sintiendo que iba a menos, debía concentrarme de nuevo, agachar la cabeza y rodar a mi ritmo, tenía que hacer mi carrera, rodar en mis ritmos, escuchar al cuerpo y prescindir de los que rodaban por delante o detrás.
Primer sector de la quinta vuelta rodando algo incómodo, aunque consigo rehacerme en la segunda mitad, vuelvo a rodar más acoplado, quizás forzado por el viento que comenzaba a arriezar, era otro momento clave de carrera, y es que cuando comienza a soplar el viento va a más, y la única solución es rodar más rápido y exponerse menos tiempo.
Buen final de vuelta encarando la sexta con más energía, mayor concentración y de nuevo rodando fuerte, pudiendo terminar, tal y como comencé el sector, fuerte y con buenas sensaciones. Sexta vuelta clave, a ritmo, agilizando un poco el pedaleo, comiendo lo que faltaba y preparando el cuerpo y la mente para un nuevo cambio de deporte, estaba a punto de terminar las 6 vueltas de bici y sus respectivos 180 k haciendo un buen parcial y terminando en puestos delanteros también, con opciones a todo, muy cerca de los primeros puestos.
Completo la bici con un crono oficial de 5.01.02, algo menos de mi garmin, aunque no entiendo bien bien los parciales que da y como los da la fede en la hoja de resultados, era lo de menos…
Últimos metros de bici igual que los del agua, visualizando la transición y ordenando los pasos a seguir, todo pautado pero con el añadido de parada técnica en el wc, aprovechando que había uno en boxes, y así salir ya concentrado en la maratón.
T2, de nuevo lenta, con calma y concentrado, cuelgo la bici, me quito el casco, coloco calcetines, las zapas, cojo la comida, la gorra y al lío….pierdo un par de puestos en esa T2, tomándolo, al contrario, que otras veces, con mucha calma.
Y comienzo a correr con un acumulado de 6 horas, sin obsesión, manteniendo la concentración y, por supuesto, sin presión….faltaba rematar la gran faena realizada hasta entonces.
Empiezo a correr con calma, “calentando” bien, sin mirar el reloj, de hecho no lo miraría en ningún momento de carrera, quería rodar por sensaciones y sin presionarme, los primeros km debían ser lentos, según lo previsto, y así lo fueron.
Buenas sensaciones sin forzar y avanzando firmemente, controlando a los primeros y controlando a los que venían por detrás, posiblemente uno de los Ironcat que a inicio de carrera andaban las cosas más igualadas, aunque con Albert Jiménez al frente controlando bien la situación. No era mi guerra, mi batalla era de nuevo conmigo mismo, contra el crono y tenía que sacar todo lo entrenado.
Sobre el km 5 me animo un poco más y el ritmo mejora levemente, esperaba que fuese algo  mejor, en esos momentos de carrera podría serlo, cierto, pero debía mantener la calma, mucha experiencia y muchas penurias vividas en carrera me calmaban.
Sabía que el ritmo sería, por momentos, más rápido y más lento, que las sensaciones irían y vendrían, solo tenía que aprovechar los momentos buenos e intentar no venirme abajo en los no tan buenos.
Segundo parcial de 5 k bastante mejor que el primero, rodando con confianza y yendo arriba por momentos, no perdía puestos, tampoco ganaba, pero el hecho de estar ahí y aguantar ya era todo un logro, me motivaba cruzarme con los primeros, perdiendo un poquito en cada cruce, pero no tan descaradamente como otros años, a la vez que mantenía diferencias con los de atrás.
Buena segunda vuelta y casi tercera vuelta, sin parones, hidratándome bien y comiendo según lo previsto, no tenía hambre, ni sentía flojera y, todavía mantenía la concentración, seguía en carrera.
Termino la tercera vuelta y esa primera media, faltaba poco, solo 21 k, una distancia que tenía que resultarme familiar y cómoda tras las múltiples transiciones de ese volumen hechas este año, y creo que se notaron, aunque no tanto como esperaba.
A partir de la cuarta vuelta me cuesta un poco más mantener la concentración, sigo sin hambre, pero requiero de alguna pequeña pausa mental, así que aprovecho los tramos de avituallamiento para comer y beber con calma, resetear brevemente y de nuevo volver a correr, me fijo hacerlo así durante la cuarta vuelta, pero abuso un poco más y lo hago también durante la quinta, pierdo un par o tres de puestos en carrera, pero los recupero con sendos abandonos en los primeros puestos, a la vez que se pone algún que otro triatleta a tiro.
No soy consciente del puesto que voy, ni del tiempo que puedo hacer finalmente, pero solo me habían doblado 3 triatletas a falta de una vuelta para completar la maratón, y escucho que el crono ronda las 9 horas de carrera cuando me faltan poco más de 7 k.
Pienso por momentos apretar un poco y acercarme a las 9 horas y media, en mi garmin llevaba puesto el tiempo de carrera, de la maratón, y no del total y no quise obsesionarme y sí continuar con lo que había hecho hasta entonces, disfrutar y conservar el puesto que tenía hasta entonces, fuera cual fuera.
Consigo concentrarme de nuevo y hacer una buena última vuelta, resistiendo a algún que otro ataque y manteniendo ritmo y posición, disfrutando de nuevo y saboreando las buenas sensaciones de las 3 primeras vueltas, buen final para acabar con buen sabor de boca, contento y satisfecho.
Encaro el último tramo de carrera con calma, disfrutando mucho, animando a los compis y amigos, recibiendo ánimos y muestras de cariño, otro pequeño premio a una jornada dura, bonita pero muy muy gratificante.
Encaro la recta de meta, 9.42 en el crono y mi 14 Ironcat a punto de ser historia…..es mi momento, mi premio y mi objetivo más que cumplido.
9.42.21 de tiempo final, puesto 11 de la general, 6 puesto V1 y 10 en el Campeonato de Catalunya de larga distancia, todo un logro y un super premio a unas semanas intensas de mucho trabajo, sacrificio y pruebas varias de material y alimentación.
Otra vez, creo que se hacía justicia y los resultados correspondían al trabajo realizado, este año diferente, con mayor volumen de agua, de carrera a pie y mucho menos de bici, el crono final, las sensaciones en carrera y esa mayor diversión eran agradecidos conmigo y premiaban mi esfuerzo y horas de dedicación.

Si me costó decidirme a participar aquí, más me costará decidirme atacar otro Ironman, este año, desde luego no, es decir no lo contemplo a corto plazo, quiero seguir entrenando, escuchando al cuerpo, fluyendo y, si encarta algún evento interesante y me motiva lo suficiente atacarlo, hoy por hoy, no contemplo ni volver al Ironcat, si es que sigue haciéndose el año que viene…..necesito un reset, cambios y recuperar motivación.
Datos de carrera: Ironcat (3.8+180+42.2)
Tiempo Final Real: 9.42.21
Tiempo Final Garmin: 9.42.22
Puesto General: 11
Puesto Categoría: 6
Parcial Swim: 58.42 (org)
T1: 2.00
Parcial Bike: 5.01.02(org) (233/237/658 vats)
T2: 2.48
Parcial Run: 3.42.11
Distancias reales: 4214+176.5+42.1
Tiempos Garmin: 58.10+2.44+4.56.30+2.43+3.42.14

Cumplido el primer grande la temporada toca pasar página y centrarse en el siguiente grande, de momento el UltraEbre, pero antes, más citas importantes en mi calendario, varias Openwater y algún que otro triatlón más, aunque más cortito….

 

Gracias a Pau Buera, Cinto Pagà, Blanca de la Sotilla, Ana y Ebre Actiu por las fotos

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks