Gran Fondo Costa Daurada-El Garraf 7.5 k

Hacía tiempo que no nadaba en Vilanova y algo más que no hacía doblete Gran Fondo, 7.5+2 k y, lo cierto, es que este año no entraba en mis planes, pero se dieron una serie de circunstancias que me permitieron estar de nuevo en esta prueba que tanto me gusta, y claro, surgió la duda a la hora de decidir la distancia a nadar, los 7.5 o los 2? Finalmente me atreví con el doblete, algo que no hacía desde el 2011, porqué elegir si puedes hacer las 2, no?

Viaje con mi peque y Marta, esta vez muy nervioso por los nervios de estrenar bañador tipo fast en esta travesía, no contaba tenerlo para esta travesía pero llegó, por sorpresa, antes de tiempo y me decidí a probarlo antes de Peñíscola y Menorca. Nervioso por saber como nadaría con él, por si sería capaz de colocármelo bien y a tiempo, si me adaptaría a él, o él a mi, y por si era una buena opción estrenarlo con 7.5 k del tirón….dudas que tenía que resolver en práctica.
Llegamos con tiempo, termino de desayunar y comienzo la laboriosa faena de colocarme el traje, despacio, con cuidado y poco a poco avanzando, sudo lo mío pero en  unos 20 minutos aproximadamente lo tengo todo controlado. Las sensaciones son extrañas, bastante compresión en todo el cuerpo y, a la vista, me siento raro….solo faltaba probarlo en el agua y sentir, en primera persona, todo aquello que contaban acerca de estos trajes.
Bañador colocado, solo falta el marcaje. recoger el gorro de la travesía y prepararse para el momento de la salida, pocos participantes de nuevo, quizás la edición con la que menos participación haya estado y, como siempre, nadadores muy rápidos en la salida.
Llegan las 9 de la mañana y toca partir desde Cunit y nadar hasta Vilanova, el objetivo? llegar antes de las 11.30 para poder salir también en la distancia 2 k, xd….jajajaja.
Nos explican los circuitos rápidamente, sin más misterio que dos boyas a respetar, la de salida y giro a la izquierda, y la de llegada de giro también a la izquierda para encarar la playa de meta, el resto de recorrido a nuestro aire, tomando nuestras propias referencias y eligiendo la trayectoria que mejor creyéramos conveniente en cada momento, 4 kayaks de apoyo y poco más….la suerte estaba echada.
Salida de la Playa de Cunit muy pausada, con ganas de nadar y con ganas de pasarlo bien.
Agua calentita, perfecta para mi gusto, en principio bastante calmada, pero con ligera corriente en contra de inicio, faltaba ver si cambiaría durante la travesía o, por el contrario, deberíamos luchar todo el rato contra-corriente.
Salimos todos compactos hasta esa primera boya, todos los nadadores muy próximos unos a otros, a ritmo controlado y buenas sensaciones, pero solo girar, empieza la acción, el ritmo se acelera y se rompe por completo el grupo. El sol pega justo de frente y la visión no es muy buena, se ven los nadadores, pero no se identifica a ninguno de ellos con el reflejo de la luz del sol en el agua.
No me pongo nervioso y sigo nadando, girando dirección a Vilanova y sin más, esto solo había hecho que comenzar y la cosa prometía ser larga, bastante larga.
Los primeros metros son muy incómodos, no me siento bien del todo, no nado suelto y las sensaciones no son buenas, el cuerpo parecía no acompañar a la mente, pero había que luchar y cumplir con lo que había venido a hacer.
Rápidamente me quedo al final del grupo, miro hacia atrás y solo queda un nadador a mis pies, mientras perdía ya contacto con el resto de nadadores, quería pensar que era algo “normal” de inicio y que ya quedaría tiempo para ir remontando, pero claro, quedarse solo de inicio es perder cualquier opción de poder competir, así que intento aferrarme al grupo de delante, con 5 nadadores solamente, pero suficientes como para no nadar solo.
Empiezan a pasar los metros, avanzan lentamente y es que la corriente es bastante más desfavorable de lo que parecía desde fuera, el ritmo no es bueno pero aún siendo lento me cuesta quedarme en el grupo, intento progresar en él y acoplarme del todo en el mismo, pero no consigo abandonar el farolillo rojo del grupo, mientras por detrás seguía solamente un nadador más.
La visión seguía siendo complicada con el sol saliendo y su fuerte reflejo, costaba distinguir a los nadadores que nadaban por delante, a los kayaks que nos acompañaban e incluso a los nadadores del grupo, si distingo a Sabi y otra chica en el grupo.
Poco a poco mejoran las sensaciones, pero pronto empiezo a sentir un poco de agobio por el traje, quizás mucha presión? quizás el cuello muy apretado? los tirantes?….sensaciones extrañas que tardaría un buen rato en olvidar. Seguía nadando y en el grupo, pero no en las condiciones que esperaba o había imaginado.
Llegamos a la “térmica”, primeros 2 k hechos, seguimos nadando en ese grupo de 5 nadadores y a un ritmo lento, y es que la corriente no deja avanzar como quisiéramos, pero esas condiciones eran para todos igual. Levanto la cabeza y sin rastro de los otros nadadores, la visibilidad empieza a mejorar a medida que el sol levanta y parece que el cuerpo también, poco a poco, va recuperando las buenas sensaciones y empieza a fluir.
Poco más adelante nos avanza una embarcación, supongo que de la organización y en la que iría el juez de la prueba, va un rato cerca por nuestra derecha y luego se desplaza mar adentro, la cabeza del grupo tiende a seguirla, acelerando por momentos el ritmo también, nos vamos abriendo mucho, creo que demasiado, a la vez que el ritmo también se hacía demasiado fuerte para mi, pierdo el contacto con el grupo al no ver clara su trayectoria, y decido quedarme más próximo a la costa, una de las chicas se queda conmigo y nada a mis pies, no consigo identificarla bien, por momentos creo que es Sabi, con lo que sería una buena compañera de travesía.
Sigo nadando, cada vez más cómodo, pero siempre guardando para lo que quedaba, seguíamos avanzando muy lentamente, por el interior marcha en paralelo el resto de grupo con el que había nadado estos primeros 3-3.5 k de travesía, pronto los perderíamos de vista.
Nado tirando del grupo, empiezo a dudar que sea Sabi mi compañera, ya que su actitud no es la de ir a pies, y cuando suavizo el ritmo tampoco me pasa, no me preocupo y sigo avanzando, ahora en compañía, empiezan a aparecer medusas, medusas blancas y grandes, que sí, se ven bien venir, pero avanzan rápidamente en dirección contraria a nuestra trayectoria debido a esa corriente en contra, en principio se esquivan bien, su presencia es muy esporádica, unos metros más adelante se acentuaría su presencia y debería nadar con mayor precaución.
Superados esos primeros 4 k, empieza la cuenta atrás, empezamos a restar  e intento mejorar el ritmo, deslizar más y buscar un mejor ritmo y ver si podía progresar y avanzar algún puesto, mi única referencia era un  kayak a lo lejos con el que suponía que iba algún nadador, me iría acercando a él, pero sin poder contactar con él en ningún momento, mientras, por detrás, solo veía a la chica que seguía nadando a pies.
Sin kayaks cerca, sin agua, decido tomarme el gel que llevo, visualizar un poco la costa y tratar de dibujar la mejor recta posible que me acerque a Vilanova, ahora sí, en esa pausa mía la chica pasa delante y parece tirar, cuando reanudo la marcha no tardo en alcanzarla y pasarla de nuevo, sigo intentando encontrar un mejor ritmo pero el cuerpo sigue sin responder como quisiera, mi rendimiento es muy intermitente, ratos nadando muy cómodo, largo y con buenas sensaciones y ratos en los que parece que no avanzo, nadando como sin rumbo, sin referencias y perdido….es sin duda toda una experiencia esta travesía de nado totalmente libre en la que conocer el territorio hace mucho.
Cerca ya de los 6 k la presencia de medusas disminuye, sigo nadando próximo a la linea de boyas que delimitan la costa, quizás no fuese la mejor recta, pero para orientarse con la corriente en contra era una buena opción, faltaba, eso sí, cabezas de nadadores por delante a las que dar o intentar dar caza. Intento cambiar un poco el ritmo y, ahora sí, parece que el cuerpo responde mejor, dejo atrás unos metros a la chica que me seguía y eso me anima un poco, incluso me acerco un poco más al kayak que tenía por delante, pero sin alcanzarlo.
El ritmo mejora y superada la zona de playa larga, llegamos a una zona de acantilado y roca, con una punta al frente, seguimos luchando contra-corriente, pero tras aquella punta aparecería ya Vilanova y la meta estaría más cerca e incluso a la vista.
Miro el reloj de reojo y el tiempo es muy lento, no bajaba de las 2 horas seguro y ya veríamos si la cosa no se me iba de las manos y no llegaba a la travesía corta….este tramo hasta la punta de inicio de Vilanova se hace especialmente duro, primero por las ganas de llegar, segundo por la cansina corriente en contra y tercero por la “marca” horrible que se avecinaba.
Supero la punta y encaro la linea de boyas amarillas, esperando ver la “roja” de giro hacia la playa, una roja que no se veía en ningún momento y que tardaría en llegar, no veo kayaks, sí una embarcación a lo lejos, y por detrás solo a la chica que había sido mi compañera de viaje casi la mitad de travesía.
Después de unos 1500-2000 metros bastante buenos de ritmo y sensaciones llega una pequeña crisis, siento que no avanzo y que esa boya roja no llega nunca, mientras el tiempo juega ya en mi contra, sigo nadando solo y decido dejarme llevar, nadar con calma y disfrutar más, ahora con un mar más tranquilo, protegido entre rocas, sin medusas, con un poquito más de calor y próximo a la meta.
Por fin aparece esa boya roja y la embarcación de marca el giro, solo faltaba encarar el arco azul de meta, saboreo cada brazada y, ahora sí, dando valor a esos casi 8 k que había nadado desde las 9 que partíamos de la playa de Cunit. Apuro el nado hasta el máximo, como siempre, me pongo en pie y allí veo a Núria y Marta esperándome y animándome, así que desvío un poco mi trayectoria y me acerco a ellas para darles un beso a cada una, es mi premio, es mi mejor forma de cruzar la meta de esta dura travesía.
2.12.00 de tiempo final para un puesto 10 general, apenas 15-20 minutos de descanso para decidir si tomar o no la salida de los 2 k?!?!
Travesía muy irregular, en la que no me sentí competitivo ni ambicioso, en la que viví varios momentos malos, primero por mis sensaciones, después por el agobio del traje, la zona de medusas y en la que no encontré ese momento de sufrimiento y de sentir que estás compitiendo y dándolo todo, termino la prueba como si hubiese sido un entrenamiento más, esperando la siguiente prueba, es cierto, pero sin haber arriesgado nada….eso sí el desgaste por exposición y metraje estaba hecho, una travesía con muchos aspectos a analizar y cosas a mejorar.

Datos de carrera: Gran Fons Costa Daurada-El Garraf 7.5k

Distancia Garmin: 7945 m

Tiempo Garmin: 2.12.10

Tiempo Oficial: 2.12.00

Brazadas: 5254

Ritmo medio: 1:40/100

Puesto general: 10

Puesto categoría: 4

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks