Travesía de Vilanova i La Geltrú 2.0 k

Poco tiempo para pensar y/o dudar, habíamos venido a jugar y quería jugar, no perdía nada por jugar unos metros y, en el peor de los casos, sumar un entrenamiento un poco más largo.

Ahora sí, con salida clásica, con muchos nadadores, de todas las edades y con ganas de guerra, metros de arena con poca agua de por medio y un circuito “nuevo” o diferente de las ediciones anteriores que había hecho, salida con giro a la izquierda al final del canal por el que había entrado en la travesía larga, recta cruzando todo el espigón  del Pasifae, boya con giro a la izquierda, poco más adelante nueva boya con giro a la derecha para ir en busca de dos boyas más antes de volver al punto de inicio, al final de la playa, dos giros más a derecha y así encarar esos 2 k de la travesía corta.
Me coloco junto a Manel Vaca por el lado derecho, atendiendo a la ligera corriente que entra en este trozo de playa de salida y mirando la boya de giro.
Salida con el agua por los tobillos y carrera a fondo hasta encontrar agua suficiente para poder nadar, soy de los primeros en tirarse a nadar, a mi alrededor, gente todavía corriendo, haciendo el delfín y avanzando como pueden, salida muy rápida, muy limpia y siempre por el margen derecho, con carril para nadar libremente.
Llego a la boya de giro muy bien ubicado, como a mi me gusta, con el pulso por las nubes y con una cadencia de brazada muy elevada, ahora no tenía nada que perder, así que a jugar.
Encaro la siguiente boya sin miedo, nadando fuerte y rodeado siempre de nadadores, distingo a un par de ellos de mi categoría a los que no tardo en atacar y a los que consigo dejar atrás, son metros de nadar muy rápido y, en esta zona del Pasifae, con el mar muy muy divertido, como a mi me gusta, perfecto para disfrutar…y eso hago.
Llegamos a la siguiente boya, al frente de otro grupo y con otro al alcance, giro bien y sin golpes, atacando la siguiente boya, ahora muy próxima a la costa y próxima también a esa segunda boya que dejábamos atrás, allí alcanzo la cola de otro grupo que puede ser el mío.
El ritmo de nado es rápido, así lo siento y así lo creo, las sensaciones no tienen nada que ver con las de la anterior travesía, el ritmo por supuesto tampoco, la mentalidad es otra, ahora nado en positivo, creyendo y confiando en mi, sin miedo y valiente, son sin duda los mejores metros de los casi 10000 que caerían en esta jornada.
Nueva boya superada y ya bien incorporado en un grupo de 5 nadadores, pocos más por delante, así que estaba en buena situación para disputar la travesía como quería.
Sobre los mil metros y antes de girar la siguiente boya, ya al final de la playa, enlazamos con Savescu, al que podemos pasar bien por la derecha, detalles que no me importan en ese momento, yo debía seguir en ese grupo, si podía ser hasta el final y sino, lo máximo de tiempo posible, en él nadábamos 3 chicos más, uno de mi categoría, una chica y yo mismo, avanzábamos rápido y con ambición, las sensaciones seguían siendo muy buenas y podía mantener el ritmo y la cadencia de brazada, ahora mucho mayor que en la anterior prueba.
Giramos la siguiente boya y encaramos ya la vuelta, con un poco más de dificultad que la ida, más sencilla en teoría por ser recta, pero sintiendo más el movimiento del mar. La ida había sido muy rápida, amena y divertida con tanta boya….jejeje….faltaba rematar la faena.
Volviendo el ritmo se acelera, hago la goma en un par de ocasiones e incluso llego a separarme del grupo con la chica, nadando algo más cerrados al interior que los otros 3 componentes del grupo, aunque siempre muy cerca unos de otros.
Cuesta ver la boya roja de giro, la última y eso hace que nademos un poco sin saber hacia donde, con más nervios y, a veces, separándonos unos de otros pero sin perdernos de vista, en mi caso controlando al nadador que tenía fichado de mi categoría, la chica y los otros dos “jóvenes” no me preocupaban.
Encaramos los metros finales a tope, bien juntos y sin intención de ceder ni un metro ninguno de nosotros, giramos la boya y lanzamos un largo e interminable sprint, se marcha un nadador en solitario y nos quedamos los tres chicos a la par, en mi caso dando lo poco que quedaba dentro de mi, mientras braceaba imaginaba la llegada, pero de lo que imaginé a la realidad nada que ver, llegada a la par, poniendo pie en el suelo prácticamente los tres a la vez, pero mientras yo salgo corriendo los otros dos juegan a hacer delfines, dos delfines que resultan unos metros definitivos e inalcanzables ya para mi, entrando tercero de tres en el sprint y perdiendo el primer puesto de la categoría en beneficio de Xavier que hizo valer su experiencia en un apretado final, se me escapó por un segundo la victoria en M40.
28.40 de tiempo final para algo más de los 2k, puesto 12 de la general y 2 M40
Así terminaba un día intenso, con muchos metros y de sensaciones muy diversas, lo mejor fue poder terminar fuerte y disfrutando siendo competitivo.
Próxima parada Sant Antoni de Calonge

Datos de carrera: Travesía de Vilanova 2k

Distancia Garmin: 2104 m

Tiempo Garmin: 28.44

Tiempo Oficial: 28.40

Brazadas: 1196

Ritmo medio: 1:22/100

Puesto general: 12

Puesto categoría: 2

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks