Marnaton Cadaqués 2018 6.5k

Un año más y ya son 11 seguidos, tantos como ediciones de esta gran, única y especial travesía en la que para mí, comenzó todo.

Este año me quedé, solo, con la clásica de 6.5 k y es que desperté tarde para la opción 2.5 k que, como el año anterior me hubiese gustado repetir.
Tras las vacaciones y pocos entrenamientos buenos llegaba a la prueba, más o menos, bien, o eso creía, y este año sí, decidía participar sin neopreno, siempre en vista al objetivo final que ese Menorca a finales de mes, donde también nadaré sin neopreno, así que Cadaqués este año se hacía especial para mi también por ser la primera vez que la hacía o intentaba hacer sin neopreno, después de varios años pensándomelo pero no decidiéndome a hacerlo, además sería mi “tirada” o mi entrenamiento más largo en modo test antes de Menorca.
Tocó madrugar de nuevo y trasladarse a Cadaqués, un  pequeño paraíso, especial y diferente, en plena Costa Brava, un lugar al que siempre gusta venir y del que siempre guardar algún bonito recuerdo.
Viaje desayuno con mi amigo Fran y dirección a la playa, para los posteriores traslados a la zona de salida, un año más en barco, y este año, con la novedad de ir en barco a parte los nadadores que nadábamos sin traje de neopreno, pudiendo dejar la “wetbag” en el barco, para no coger frío durante el traslado, a la vez que apurar un poco más la hora para tirarnos al agua y no coger frío en ella también, todo un detallazo por parte de la organización el cuidarnos de esta manera y dejarnos llegar a la salida sin inferioridad, “frescos” y sin haber pasado frío.
Me tiro al agua, buena temperatura, nada fría, creo que perfecta para entrenar, como siempre, cristalina, de bonito azul, fondos espectaculares e ideal para disfrutar de las aguas abiertas.
Braceo un poco y busco mi lugar de salida, esta vez, algo indeciso ya que la salida es gran parte de la prueba, pero jugando con  inferioridad, al nadar sin traje de neopreno, tenía que tener más clara que nunca la estrategia a seguir y hacerlo algo más que bien.
Me coloco cerca del margen derecho, el más próximo a las rocas, decido jugármela el todo por el todo, así que busco mi sitio, entre todos los favoritos de la prueba.
Miro el reloj, falta un poco y decido ajustarme las gafas, mojarlas bien y tal, pero justo cuando estoy bajo el agua y con las gafas fuera, antes de la hora indicada, oigo el bocinazo de salida, son segundos en los que pasan muchas cosas por la cabeza, de no saber qué hacer, de no saber si es cierto el momento salida o no, solo levanto la cabeza y veo una ola gigante de agua provocada por la multitud de nadadores que comenzaban a nadar, así que gafas mal puestas, con agua dentro y a bracear a tope, había que salvar el primer giro a derechas y coger sitio, coger carril para nadar, eran apenas 150-200 metros en los que cualquier error se podía pagar caro.
Empiezo a nadar fuerte, me aferro a los pies de delante en principio y pronto avanzo un poco más, siento nadadores a mi alrededor, por la derecha, por la izquierda, por detrás, por delante, así que avanzo según veo huecos, con mucha calma y con la cabeza fría, temiendo empezar a recibir golpes en cualquier momento, o quedarme cerrado entre las rocas o incluso que me pasaran por encima gran parte de nadadores con neopreno que venían por atrás.
Aguanto muy bien el tirón y, poco a poco, me acerco a las rocas, bien pegado a la derecha, es decir a las rocas, pero siempre de manera prudencial, rodeado de nadadores, pero sin golpes, eso sí, sigo sin ver nada y con mucha agua en las gafas.
Sorteo las rocas y giro a derechas, entonces el gran grupo empieza a estirarse y a abrirse, aguanto unos metros más a pies y, en cuanto puedo, me coloco bien las gafas, ya sin agua en el interior comienzo a ver bien el recorrido y empieza mi travesía.
Los cracks empiezan a poner un ritmo muy exigente y el gran grupo empieza a fragmentarse, coincido con Marc Mondage los primeros metros, buena referencia para mi, ya que siempre nadamos muy a la par, así que decido aguantar en ese grupo, sabedor, que sin traje, jugaba en inferioridad de condiciones.
Buen ritmo, buenas sensaciones, disfrutando del fondo, del agua, gozando al sentirla en mi piel como nunca antes y, en definitiva, gozando de una de las travesías que más me gustan.
Nadadores que pasan a ritmos muy superiores, otros que empiezan a quedarse y yo sigo en un grupete majo, de 8-9 nadadores que cierro yo, así aguanto unos 1500 metros aproximadamente, hasta que en un momento de despiste se me cruza un nadador y pierdo los pies que estaba siguiendo hasta el momento, me separo unos metros y no alcanzaría más ese grupo, pelaría unos metros pero ya me sería imposible, así que tocaba recuperar sensaciones y ritmo de crucero.
Miro el reloj y todo sobre lo previsto, ritmo cercano a 1.30 con un mar tranquilo y que dejaba nadar sin problemas.
Unos metros más adelante enlazaría con una pareja de nadadores, un chico y una chica, buen ritmo parecen llevar, así que los tomo de referencia y nadamos pareados buen rato, nadando en paralelo, haciendo relevos y desviándonos de vez en cuando, unos a derechas y otros a izquierdas, quedando juntos unos metros más adelante.
Eran una buena referencia para mi, un ritmo llevadero nadando sin traje y que debía intentar aguantar lo máximo posible, por delante el grupo se había marchado y pocas opciones de avanzar en grupo tenía, por detrás, en cambio, montones de nadadores al acecho.
Entre los 2 y 4 k aproximadamente el mar se deja sentir con un oleaje interesante, llevadero para nadar, muy divertido y que, personalmente, me encanta, condiciones perfectas para disfrutar de lo lindo, para sentir la Costa Brava en plenitud a piel, sentir esa Tramuntana como nunca antes había sentido….para mi, el momento más sufrido de la travesía, sin flotar como otros, pero en el que sentí más que esos otros, y eso, me daba alas…..pura vida!
Decido tomar la iniciativa en el ritmo una vez recuperado un poco, nado varios metros en paralelo con la chica, varios metros por delante, sintiendo sus manos en mis pies, y poco más adelante nos quedaríamos solos, el otro nadador se quedaría por detrás, teníamos por delante un mano a mano, parecía, hasta el final.
Sobre los 3500 metros nos alcanza un nadador mientras nadamos en paralelo, lleva muy buen ritmo, bastante superior al que estábamos nadando hasta entonces, hago el intento para seguirlo pero no aguanto más que 100-150 metros, quedando tocado al perder sus pies, entonces la chica cambia el ritmo también y me quedo solo un rato, viendo como marcha la chica y el nadador que había pasado también. Por detrás tenía todavía margen para aguantar nadando en solitario.
Levanto la cabeza y veo que el final de la travesía está próximo, estamos ya en los últimos 2-2.5 k de travesía, superada ya la zona de Portlligat y encarando la zona de “poca profundidad” y muy divertida de nadar antes de encarar desde es Cucurucuc el tramo final de travesía.
Entrando en la zona “divertida” decido hacer un cambio de ritmo, ya con menos de 2 k de travesía toca ser ambicioso y jugar y apostar fuerte, así que empiezo a mirar nadadores por delante y a intentar darles caza, por detrás seguía manteniendo hueco que me permitía nadar con tranquilidad.
No tenía ni idea de que puesto general podía llevar, pero calculaba por el ritmo y sensaciones que podría andar entre los 50-60 primeros, un puesto que hubiese firmado sin duda antes de comenzar a nadar.
Veo a la chica que me había dejado metros antes, nadando junto a otro nadador, por detrás otro nadador al que no tardaría en dar caza y pasarlo, comenzaba a recuperar puestos y comenzaba también a pasar algún nadador que se había pasado de ritmo, era uno de los momentos más divertidos de la travesía, jugando con todo a favor, con ganas, con fuerza y con mucho a ganar y poco que perder.
Sigo pasando nadadores, llegando a pies, recuperando y marchando, con el objetivo de alcanzar a la chica que había nadado antes conmigo y a su nuevo compañero de viaje, mientras vamos gozando del fondo espectacular, esta vez bien balizado y sin peligro….
Un lujo la organización que, año tras año, se supera y da menos margen de error en todos los sentidos, nadie nos cuida dentro y fuera del agua como Marnaton.
Llego a la bahía de Cadaqués y ya tengo a la chica a tiro, el otro nadador también y mientras vamos pasando grupos de nadadores muy “clavados” y eso siempre ayuda a crecerse, a coger confianza y poder llegar fuerte.
Ya en el grupo con la chica y el otro chico, cambios de ritmo, ataques y mucha diversión, me sentía bien, fuerte, con confianza y con ganas de llegar fuerte, no tenía más nadadores a mi alcance y, por detrás, pocos podían llegar a nosotros, así que era como una final a tres.
Por momentos el ritmo se me hace difícil de seguir o mantener sin traje, ya que los otros nadadores sí que llevan traje, pero pensando en positivo, era mi entrenamiento de calidad y tenía que saber estar y aguantar, el sufrimiento de ese momento sería el alivio de un momento futuro.
Ya a la vista el arco de meta, embarcaciones de por medio y decidir el mejor camino antes de encarar las corcheras de meta era básico, paso al frente y lanzo un buen ataque unos 400 metros antes de meta, sin mirar hacia atrás y nadando como si no hubiese mañana.
Pronto siento que me marcho solo, pudiendo encarar los últimos metros con mucha tranquilidad, pudiendo disfrutarlos sin agonía, sin esprint final y saboreando una gran travesía que quedaba atrás.
1.35.37 horas de travesía para llegar en el puesto 55 general y 7 sin neopreno, mi 11ª Marnaton Cadaqués ya era historia, feliz y contento por ser uno de los pocos privilegiados que ha podido completar las 11 ediciones y con ganas de seguir haciendo historia.
Buen resultado, buen test, muy buenas sensaciones y gran experiencia esta primera Marnaton Cadaqués a pelo, posiblemente no será la última.
Con esta prueba y con 4 participaciones de 5 en la Copa Marnaton acabo en 5 puesto de mi categoría a solo 6 puntitos del podio, podio que “perdí” al decidir nadar sin traje esta última prueba, pero que “sacrifiqué” con gusto.
Última prueba antes del último objetivo de la temporada, los 10 k de Menorca y que me deja muy buen sabor de boca, gran y satisfactoria experiencia vivida un año más junto a mi pequeña princesa, que volvía a estar a mi lado 11 ediciones después.

Datos de carrera: MARNATON Cadaqués 6.5k

Distancia Garmin: 6418 m

Tiempo Garmin: 1.35.17

Tiempo Oficial: 1.35.37

Brazadas: 3866

Ritmo medio: 1:29/100

Puesto general: 55

Puesto categoría: 7

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks