Montserrat-Parets 63 k

Terminada la temporada es hora de comenzar con actividades alternativas, sin dejar de hacer aquello que me gusta pero siempre buscando retos y aventuras nuevas.

Esta vez, así en frío, sin pensarlo dos veces, me dejé llevar por mi amiga Anna y a animé a debutar en este trail, en modo competitivo, sin haber corrido nada en los últimos 4 meses tras el accidente de moto, apenas 4 salidas mal contadas y muy pocas en monte, pero también es cierto que las cosas fáciles no me atraen en absoluto.
Apenas 6 días después de Swim In Menorca y sin estar del todo recuperado tocó madrugar de nuevo para trasladarse a Parets para allí coger el Bus que nos llevaría a Montserrat, punto de partida de este trail, diferente de la mayoría que suelen terminar allí.
Trail bastante bien organizado en cuanto a logística, avituallamientos y demás, pero algo flojo en señalizaciones en algún punto que llevó a confusiones y alguna pérdida a varios corredores y marchadores, entre ellos yo mismo. Un trail con más desnivel negativo que positivo, ya que de inicio, el descenso de Montserrat marcaba diferencias y aumentaba el desnivel negativo respecto al positivo.
Salida poco más tarde de las 7 de Parets que nos llevaría a Montserrat sobre las 8 de la mañana, hora teórica de salida, con lo que tocó retrasar un poco la salida, igual que pasara con la modalidad “marcha” que salía algo más tarde de las 6 de la mañana, con unos 200 participantes más.
Control de salida, recordatorio del briefing y salida. Menos de 50 participantes y pocas caras conocidas en la salida, así que sin referencias tocaba salir, escuchar al cuerpo y dejarse llevar hasta donde llegara, mi mayor miedo, además del dolor de rodilla, era la falta de fondo corriendo, la falta de km, de desnivel y el tamaño de la carrera para comenzar…..pero quería probar y venía a jugar, así que a intentar disfrutar desde el paso 1.
Salida desde el parking de Montserrat para buscar el GR, el camino clásico de Matagalls-Montserrat clásico y realizarlo a la inversa hasta Matadepera, primer km en subida ligera y apretando para intentar no coger ni hacer tapones en los tramos estrechos de sendero y técnicos de bajada de Montserrat, así que aprieto y salgo fuerte de inicio, jugando fuerte y sin miedo.
Llego 5 al tramo de escaleras y comienza el descenso, que me tomo con calma de inicio, pero que poco a poco me voy animando y me voy soltando, sin miedo, con confianza y con ganas de probar hasta donde podía llegar. Mantengo ese quinto puesto gran parte de la bajada, saltando, sorteando bien los obstáculos y disfrutando de una salida del sol espectacular. Estos primeros km son realmente brutales, bonitos de paisaje, en la montaña mágica, con la salida del sol y corriendo a tope y sin miedo.
A mitad de descenso pierdo un par de puestos y poco antes de llegar a Monistrol dos más, momento de la primera pérdida, rodeamos por la carretera un tramo hasta retomar el camino correcto ya en Monistrol de Montserrat.
Primeros 5 km y pico hechos a un ritmo infernal para mi que me dejaron las piernas duras como piedras y tiesas como palos, incluso con dolor…..la parte buena era el gran descenso realizado, atípico en mi, y la parte mala el excesivo calentón cuando esto solo había hecho que comenzar.
Cruzamos la carretera y comenzamos a subir, dirección Vacarisses, y ese primer avituallamiento y punto de control, por delante km y km de subida, no técnica y bastante rodadora, aunque antes de coger el sendero correcto saliendo de Monistrol tocó perderse unos metros más de nuevo, y agruparnos al inicio de la subida un buen grupo de corredores, eran momentos de estrés, las piernas congestionadas a tope, el pulso por las nubes, un calor brutal, nervios y ganas de ir a más.
Tocó respirar hondo, coger aire y comenzar a correr con cabeza, empezaba la subida, la parte posiblemente con más desnivel positivo del trail y que yo dividía en tres, esta primera hasta Matadepera.
Empiezo a subir con calma, a la marcheta, trotando y corriendo alegre por momentos, comienza un importante tramo de selección natural y el grupo unificado en Monistrol empieza a fragmentarse, primer tirón antes del primer avituallamiento que puedo correr mano a mano con Roger, un compañero con el que compartiría gran parte de los km de este trail.
Vamos avanzando puestos y deshaciendo el GR a muy buen ritmo, sin pausa, devorando km y acumulando desnivel positivo, cada vez con más calor, con mucha humedad y sudando de lo lindo, pero charlando y compartiendo aventuras amenizamos el que para mi era uno de los tramos más durillos de este trail, no por nada, sino por la continua subida hasta Les Pedritxes, cerca de Matadepera.
Y la verdad es que consigo disfrutar y superar este tramo mucho mejor de lo previsto, me siento bien, las sensaciones son buenas y, poco a poco, la congestión de piernas tras la bajada sprint de Montserrat se va disimulando, pero el desgaste sigue y la acumulación de km y desnivel se va notando en las piernas, aunque como digo las sensaciones son muy buenas, estoy disfrutando y llevando mucho mejor estas primeras horas de lo previsto.
Hacemos un buen promedio durante la primera hora, durante la segunda baja un poco, pero ya no encontramos tanta bajada como en la primera parte. Encaramos el segundo puesto de control situado en la Pastora, allí tendríamos ya gran parte de la primera subida importante hecha….Roger y yo nos situamos en el top-10 y haciendo hueco por detrás.
Avituallo bien, sobretodo bebiendo, hambre no tengo, así que me hidrato bien y relleno uno de los bidones que ya tengo vacío tras las dos primeras horas de carrera.
Salimos a buen ritmillo del avituallamiento y encaramos el tramo final de este primer sector, tal y como yo lo había dividido, un tramo de subida, nada técnico, otro de bajada hasta la carretera para luego cruzar Matadepera en una subida importante. Sigo con muy buenas sensaciones y en el tramo de subida acelero un poco el ritmo, allí me marcho un poco de Roger y comenzamos a pasar ya buenos grupos de marchadores a los que ya habíamos recuperado esas dos horas de salida. Disfruto mucho este tramo, un tramo bastante conocido para mi y en el que me dejo llevar, sintiendo cada metro, cada respiración y sintiendo como el corazón se acelera por momentos, especialmente en el descenso pistero hasta Les Pedritxes, allí coincido con Anna, nos saludamos fotos de rigor y aprovecho para hacer alguna más, además de algún video, posiblemente los mejores momentos de la carrera para mi.
Buen descenso pistero y mejor descenso por asfalto hasta la parte más baja de Matadepera, tocaba afrontar una larga y exigente subida en busca del Camí dels Monjos, pasando antes por el tercer avituallamiento y puesto de control, tocaba hidratarse bien de nuevo, rellenar el otro bidón vacío y, ahora sí, comer un poco, un puñado de frutos secos y reanudar la marcha.
Las piernas estaban bien, la cabeza funcionaba y todo iba según lo previsto, a buen ritmo, aflojando un poco con el paso de los km, pero siempre dentro de lo normal y esperado, mantenía mi pauta de alimentación, un gel a la hora y después uno cada 50 minutos, y el cuerpo respondía bien hasta el momento.
Salgo del avituallamiento y comienzo el segundo tramo de mi división particular, que iba desde aquí hasta Guanta, con, posiblemente, el tramo más rompe-piernas y complicado de todo el trail, era clave superar este tramo y el primero que ya quedaba atrás lo más entero posible para rematar la faena en el tercero, con gran tendencia descendente y con muchos tramos rápidos.
Muy buenas sensaciones y con ya 25 km en las piernas y bastante desnivel acumulado. Con prudencia pero concentrado inicio este segundo sector, con el primer tramo muy rodado en alguno de mis entrenos por el Parc Natural de Sant Llorenç, pasando más rápido y mejor que en mis entrenamientos, sigo crecido y disfrutando del monte, de la carrera, de mis sensaciones y de todo….son momentos únicos y continuaba a buen ritmo, recuperando algún puesto y sin sensación de flojear.
Un tramo algo más técnico de bajada nos lleva a Sant Feliu del Racó, primer punto de corte de la prueba que superamos sin problemas. Toca rellenar bidón, beber mucho y comer algo, cojo un poco de jamón esta vez y un puñado de frutos secos antes de arrancar.
Sigue habiendo mucha humedad y el desgaste se va acentuando con el paso de los km, era vital mantener una buena hidratación y la pauta de alimentación, mitad de carrera lista, comenzábamos a restar.
Sabía que el tramo que venía iba a ser lento, duro, pero no tanto, mezcla de pistas con fuerte subida, senderos técnicos de subida y bajada que hacen mucha pupa y que castigan el doble, castiga y pega duro ya la exposición, los km y el desnivel y, por supuesto, esa falta de hábito, eran momentos clave de carrera, tenía que hacerme fuerte, vencer los pensamientos negativos, creer en mi, confiar y visualizar el final de este segundo sector.
Comienzo a tener calambres en los gemelos, calambres controlables y que no van más allá, que no me impiden avanzar y seguir mi marcheta, llevo bien las subidas, ya no tan ágil como las primeras, y nada bien las bajadas pronunciadas, dolor en los pies y esos calambres que me matan, además de patinar en varios trozos, no disfrutando nada en alguna bajada con mucha piedra suelta, ya no bajaba igual que la bajada de Montserrat, ni había la misma confianza, ni las mismas ganas y, por supuesto, tampoco la misma fuerza.
Golpe psicológico al no haber avituallamiento o punto de control en el km 38 tal y como marcaba el dorsal, este no llegaría ya hasta Guanta y en ese final de este segundo sector, esa espera de avituallamiento que no llega me “mata” y me deja tocado, me alcanza también Roger con el que consigo llegar a Guanta, compartiendo unos km más, ambos vacíos de líquido y deseando llegar a ese PC, comenzaba a hacerse duro y largo este trail y es que la falta de km tenía que pasar factura sí o sí.
Llegamos al avituallamiento, rellenamos bidones, comemos unos frutos secos y tiro los envoltorios de los geles, arrancando de nuevo la marcha sin mucha pausa, dudo acerca de ponerme o no unas pantorrilleras compresivas en los gemelos y finalmente decido no hacerlo, contando que el terreno sería ahora más llevadero, más favorable, menos técnico y más rodador, encarábamos ya los últimos 20 km aproximadamente.
Primer tramo de subida, no dura pero que sí se me hace duro a mi, muy duro, y después un tramo de bajada técnico que remató mis piernas
Supero bien la subida, el llaneo y resisto en la bajada pero el ritmo ya no es para nada lo que era al inicio de la prueba, había aguantado bien 4 horas y casi 4,30 de carrera pero, a partir de entonces, el trail era ya un calvario, como sin fuerzas, sin poder mantener la concentración.
La bajada técnica camino al penúltimo avituallamiento y punto de control me remata las piernas, es dolor total lo que siento, los cuadríceps arden y ya no aguantan mi peso en bajada, activo el modo supervivencia y fijo como meta llegar al siguiente avituallamiento, el cuerpo ya no tira, no recupera y necesita algo más que geles y esos frutos secos, pero me negaba a comer un bocadillo en carrera….esta última bajada técnica me deja muy tocado, pero sabía que una vez superada esta solo quedaría “lo fácil” hasta meta, o algo más llevadero con lo que seguía peleándolo.
Poco a poco recupero un ritmillo con el que avanzar y aproximarme a ese penúltimo avituallamiento, llegando ya  a Sentmenat, ese ritmo no es tan malo e incluso gano un puesto y eso me motiva un poco más, desconocía mi puesto real en carrera, pero sabía que no iba mal colocado a pesar de yo si andar bastante mal….cada vez faltaba menos y este último tramo había alargado mucho mi tiempo esperado o deseado en carrera que había estimado durante el primer tercio de trail, se notaba la falta de km, de km de carrera especialmente, de km de monte y de fondo…..muscularmente andaba roto del todo.
Llego a ese penúltimo avituallamiento, relleno bidones, bebo coca-cola, me tomo otro gel, unos frutos secos y, ahora sí, me coloco mis pantorrilleras compresivas, los gemelos están muy muy tocados y cualquier mala pisada lo sentían mis pies y, de rebote, mis gemelos y no tenía ganas de sufrir más.
Parada algo más larga que las otras, pero era necesaria, aunque ligera comparada con otros corredores que allí había, arranco concentrado, sabiendo que mi próxima meta sería en 9 km y poco sobre el 57-58 ya de carrera, intento ir de menos a más y, sobretodo, no andar nada de nada.
Buen trotecillo hasta cruzar la carretera hasta llegar a un tramo pistero, ancho, de tierra muy seca, con mucho calor, algo de viento y costoso para avanzar rápido, pero el terreno era favorable hasta Palau y el piso era de los que a mi me gustan, así que había que invertir el resto de fuerzas en este tramo y consolidar todo lo conseguido hasta el momento.
Buen ritmo de crucero, aunque siento que cada km es eterno, aún así consigo mantenerme concentrado y avanzar todos esos km corriendo y a ritmo constante, avanzando más puestos, marchadores e incluso algún corredor más.
Llegados a Palau coincido con una chica que rueda a buen ritmo, y suerte que conocía el circuito de años anteriores, porque falta de marcas y alguna marca fuera de lugar dan pie a confusiones y lleva a más de un corredor a la duda, confusión y a equivocarse, y con tantos km en el cuerpo y piernas, hacía más daño de coco que de cuerpo….por suerte, no dudamos y trazamos el camino correcto, llegando a Palau y encarando ya el tramo final de carrera, no sin antes pasar por el último avituallamiento.
Allí coincido con Roger de nuevo, y juntos avanzamos a ritmillo hasta ese último avituallamiento, pero una vez más, las marcas desaparecen y nos pasamos riera abajo y rodamos varios minutos perdidos, hasta poder contactar con la organización y reconducir la trayectoria, volviendo atrás y buscando la “Mango” como referencia, que por suerte conocía. Llegamos a ese último avituallamiento y ya solo quedaban 5 km y poco más teóricos, que sería alguno más, pero por lo que marcaba el perfil, fáciles del todo no eran y menos con semejante kilometrada en las piernas.
Relleno bidones, el calor es notable y mis piernas avanzan por inercia, pesan mucho y el dolor es importante, los calambres van en aumento, pero ya solo faltaba llegar. Salimos del avituallamiento y pronto veo que Roger lleva mejor ritmo, le digo  que se avance de nuevo, así lo hace y pronto me va marchando del campo visual y, antes de salir de Palau un tremendo calambre en mi gemelo izquierdo me deja literalmente tirado en el suelo, retorcido de dolor, solo, a pleno sol, chillando y, por momentos, sin poder controlar mi pierna, ni poder estirar ni minimizar ese calambre, son segundos de máxima tensión y dolor extremo, finalmente y poco a poco consigo relajar la pierna y ponerme de pie de nuevo y comenzar a caminar, lentamente, hasta volver a trotar suavemente, llevo mejor los tramos llanos y de ligera subida que los de bajada.
Nos adentramos por el tramo de Gallecs, ya encarando Parets, según el mapa quedaban varios toboganes, pocos km pero aún algo de desnivel que acumular.
Lento en las subidas, pero avanzando, bien en los llanos y mal en las bajadas, y muy lento el pase de los km, superada la primera subida, su bajada correspondiente, y la segunda subida, con su bajada, en este tramo coincido con varios corredores haciendo la goma. Son sin duda los peores km en sensaciones, casi viendo la meta e incapaz de encararla con fortaleza y de llegar, solo viendo pasar los minutos rápidamente y lentos los metros, sensación máxima de impotencia, km muy dolorosos física y mentalmente.
Finalmente llego a Parets, toca cruzar un parque un sendero, que se me hace larguísimo, y encarar la última bajada a meta, mis piernas destrozadas, cuerpo vacío y solo pensando en llegar a la hora al trabajo, ya que casi había apurado al máximo todo el tiempo disponible…..cosas mías, locuras mías y benditas locuras….
Llego, por fin, a un tramo conocido y me dejo llevar hasta meta, ahora sí saboreando un poco todo el trabajo realizado en los km anteriores, feliz por el logro, nada fácil para mi, complicado tras tanto tiempo sin correr, pero que me serviría para avanzar y pensar en positivo, una buena forma de romper con la larga temporada de solo agua que había terminado la semana anterior….
7.43 horas de tiempo final, horas muy largas y km muy lentos en la segunda mitad, especialmente, pero objetivo conseguido y superado, no fue fácil, me divertí, pero sufrí más que divertí…..y, conseguí correr sin dolor en la pierna, que ya era mucho….locura superada y pensando ya en la siguiente!

Clasificaciones

Finalmente, puesto 6 general, lejos del podio, que se fue, especialmente, a partir del km 40, contento con el resultado, inesperado, e importante para mi, para aprender, para analizar y para seguir creciendo, un ultra más al saco, cortito, pero no por eso menos duro.

Ahora ya sí, próxima y última parada esta temporada, SwimRun Cadaqués de Marnaton, el primero y último esta temporada que ha sido extraña, diferente y con menos pruebas de las deseadas, pero hay que saber conformarse y quedarse con lo bueno realizado.

Datos Carrera: Montserrat-Parets del Vallés (63k, 2000+)

Distancia Garmin Fenix3: 63.640

Tiempo Garmin: 7.43.08

Tiempo oficial real: 7.43.18

Ritmo medio: 7.17

Kcal: 3429

Ppmedio: 131

Ppmáximo: 185

Desnivel positivo: 2086m

Desnivel negativo: 2514m

Puesto general: 6

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks