Mi experiencia personal con los ABDOMINALES HIPOPRESIVOS

Rencientemente ha salido un nuevo número de la revista TRIATLON en el que hablan de Abdominales hipopresivos, tuve el placer de aportar mi experiencia personal con este tipo de ejercicios. Un tipo de ejercicio que cada vez  tiene mayores adeptos, más seguidores, pero que, como todo, no es milagroso ni nos va aportar nada realmente importante que nos pueda hacer cambiar ni el cuerpo ni el rendimiento. Como cuaquier tipo de entreno, sentimos sus beneficios y vemos algún tipo de resultado con la constancia, sacrificio y entrega en las sesiones que realicemos, pero siempre a largo plazo, no inmediato.
He querido compartir con vosotros el artículo completo que escribí para esta ocasión, también lo podéis leer en triATLETASenred, y que podáis opinar todos aquellos que los hayáis probado, experimentado y, poder así contrastar experiencias…. 
Mi experiencia personal se remite a un estudio, o “supuesto estudio” que tenía que realizar un individuo con varios deportistas para intentar demostrar una serie de factores que, según él, deberían aportar al deportista unos cambios espectaculares a su rendimiento deportivo, aumentar al Epo de forma natural, etc, etc….
Como suele pasar en esta vida muchas ocasiones nos movemos por modas, por corrientes, por nuevas tendencias y desde hace relativamente poco tiempo los abdominales hipopresivos están pegando fuerte en el mundo del fitness, gyms y también ha querido entrar en el deporte, tanto aficionado como en alta competición.
 
Cierto es que esta practica puede proporcionarnos algún que otro beneficio a nuestro cuerpo, pero no más que cualquier otra practica saludable como pueda ser un spinning, un aerobic, un running o, simplemente, unos paseos por la montaña, todo depende de qué queramos obtener nosotros con la práctica de cada una de estas actividades.
Como deportista amateur y popular fui requerido para un estudio llevado a cabo por uno de los máximos practicantes y difusores de esta practica, me pareció interesante el proyecto y, si era cierto que podía aportar tantos beneficios con “tan poco” sacrificio, no tenía nada que perder….
En teoría los beneficios máximos de los abdominales hipopresivos se obtienen en las mujeres la recuperación post-parto, ayudando a que todos los órganos vuelvan a su sitio de una forma más rápida y dejando las mínimas secuelas posibles, también refuerzan la faja abdominal sin perjudicar el suelo pélvico,  terapias de rehabilitación, correcciones posturales…
 
En el deporte se mitifican algunos conceptos y, que llaman la atención a muchos PROs, como el aumento natural del EPO hasta un 65%, aumento de la fuerza explosiva, aumento de la capacidad anaeróbica y como un complemento a la hora de gestionar correctamente las presiones abdominales en un esfuerzo continuado.
Las diferencias más significativas entre los abdominales clásicos y los hipopresivos son que los abdominales tradicionales parten de una acción voluntaria, activamos las fibras haciendo fuerza, el diafragma se apoya en las vísceras, aumentan la presión intra-abdominal, hay una compresión arterio-venosa y se produce una distensión abdominal, es decir se aumenta el perímetro abdominal; en cambio con los abdominales hipopresivos parten de una acción involuntaria trabajando partes del cuerpo que ni somos conscientes de ello, se activan todas las fibras musculares partiendo del reposo o en tono base, el diafragma se eleva, disminuye la presión intra-abdominal, aumenta la velocidad del flujo venoso y no produce distensión abdominal, al contrario, reduce el perímetro del mismo.
 
Después de comenzar de cero, sin haber practicado nunca estos ejercicios y después de tres meses practicándolos de manera habitual, algún periodo, el inicial, en días alternos, día sí y día no, alguno intenso cada día, el final del estudio, desde unos 20-25 minutos mínimo hasta sesiones de hora u hora y media, asimilando bien la manera de hacerlos, llevando un control periódico y correcciones con el profesor, siendo objeto de varias analíticas de sangre, pude sacar varias conclusiones al respecto después de hacer unos tests periódicos en pista de atletismo y piscina acerca de la práctica de estos ejercicios aplicados.
Es cierto que la práctica de estos abdominales, al igual que la práctica de otras muchas actividades saludables, aporta beneficios a nuestro organismo.
Como experiencia propia y después de muchas horas dedicadas a ello, puedo dar fe que aplicado al deporte la mayor aportación que pude experimentar la corrección postural, conseguí eliminar la curva lumbar, estirando el cuerpo y creciendo un par de centímetros. Con el trabajo hipopresivo se trabaja y mejora bastante el tono base o en reposo, se dice de hasta un 60%, no se si yo llegué a experimentar tanto cambio.
Reduje considerablemente mi perímetro abdominal, tanto en reposo, un par o tres de cm, y en alguno más cuando realizaba el ejercicio específico
Aumente también el tiempo en mis apneas, tanto estáticas como en movimiento, realizando ejercicios, mayoritariamente subacuáticos, aunque esta mejora no se bien bien si proviene de la práctica de los hipopresivos o de la práctica de las apneas, ya que no las entrenaba anteriormente.
Aplicado al rendimiento deportivo la diferencia más notable que experimente fue en el running, no encontré ninguna en la natación, fue postural, al correr con el cuerpo más estirado y más crecido, con el diafragma más elevado y no tan junto a las costillas podía bracear y correr de un modo más ágil, más fácil, obteniendo mejoras sensibles en los tests realizados en pista. Noté el cambio corriendo maratón, haciendo una los días previos a comenzar la práctica de estos ejercicios, sin entrenamiento específico para ello, tan solo por el placer de correr carreras de fondo a las que soy adicto, y haciendo otra con dos meses de práctica, las imágenes de una y de otra hablan por si solas, la elongación de mi cuerpo hacía que las dos primeras horas de carrera fueran mucho más llevaderas, un running fácil y cómodo gracias a la nueva posición corporal, notando el perjuicio en el rendimiento cuando la postura decaía con el paso del tiempo, dicha corrección postural hacía más llevadero, más agradable el poder correr al mismo ritmo y sin sufrir tanto como en la postura que tenía antes de dicha práctica.
Mejoré muy notablemente en flexibilidad, aunque también es cierto que antes no la trabajaba específicamente.

 Después de los controles analíticos de sangre, se comprobó que no hubo ninguna alteración a tener en cuenta en los valores de hemograma, el aumento de EPO no se produjo en ninguno de los controles llevados a cabo, es más, incluso llegó a disminuir en las últimas pruebas analíticas.
En definitiva, el mayor aporte recibido la practica de estos ejercicios fue la corrección postural y la mejora muscular de mi tono base, eso sí, muy costosa de conseguir y de mantener, demasiadas horas de dedicación para ver estos frutos que, como todo, es cierto que suma de cara a la mejora en el rendimiento, pero hay que saber valorar o compensa dedicar una parte del tiempo libre a estos ejercicios o al entreno específico del deporte que practicamos.       

     

Conclusión: cada vez hay más profesionales del mundo de la salud y del deporte que dedican tiempo a la investigación y esto nos lleva a nuevas técnicas donde se fusiona la salud con la actividad física, pero eso no significa que una técnica que esté en su punto álgido por modas o corrientes sea la gran técnica y desbanque totalmente a las otras, así que hay que trabajar y planificar según las necesidades, limitaciones, objetivos o metas que cada uno de nosotros tenga y adaptar de forma lógica y coherente la técnica o técnicas adecuadas con las distintas pautas de entrenamiento para poder obtener buenos resultados o resultados notables.    

Web de triATLETASenred
Web de la revista TRIATLON      

10 Comentarios

  1. IceXavi says:

    Molt interessant escoltar la part práctica d’aquesta investigació!! Havia llegit sobre els hipopressius però havia llegit mai els resultats sobre algú que ho hagués practicat!!
    Bona feina!
    Una abraçada!

  2. PITI PINSACH says:

    Soy Piti Pinsach, Director de Formación del Método Hipopresivo. Gracias por explicar tu experiencia con el Método Hipopresivo Rober y si te puedo ayudar en algo cuenta conmigo. Me alegra que hayas verificado mejoras posturales y de apnea, concretamente los datos que me llegaros tuyos son: Apnea Inspiratoria Estática pasar de 30 a 48 segundos,Apnea Espiratoria de 15 a 21 segundos y Apnea dinámica de hacer 31,5 metros a realizar 47. Efectivamente, estas mejoras se deben en parte a las apneas que se utilizan en el Método Hipopresivo y seguramente a la normalización del tono de la musculatura respiratoria así como a mejoras en parámetros sanguíneos que he visto son, en 5 días: Hematocrito del 41 al 44,8% Hemoglobina del 13,5 al 14,9, Hematies del 4,42 al 4,91 y la Eritropoyetina (EPO) hace una lógica progresión para descender cuando aumentan los hematies y volver a elevarse cuando se mantienen. Enhorabuena por tu excelente predisposición y seguimos investigando para proporcionar todos los datos que encontremos. Un saludo y reitero que me tienes para todo lo que estimes pueda ser de tu ayuda,
    Piti Pinsach
    D.E.A. Morfología Médica
    Director de Formación del Método Hipopresivo
    Ldo. Ciencias de la Actividad Fïsica y el Deporte – Colegiado 7467
    Miembro del Instituto Internacional del Deporte y de las Ciencias Aplicadas
    Member of the Society of Anti-Aging Medicine
    Tel 0034 609368176 / 0034 986460590
    http://www.pitipinsach.net
    http://www.marcel-caufriez.net
    http://www.metodohipopresivo.com

  3. Anonymous says:

    La opinión y posición de Robert sobre los abdominales isopresivos me parece muy imparcial y equilibrada.

    Ahora, que médicos quieran vender esta técnica ofreciendo como gancho el aumento de la EPO me parece lamentable. Puro sensacionalismo. Además me parece un argumento pro-dopaje, ya que el que no vea “aumentos en la EPO” por el método de los abdominales puede buscar ese aumento con cualquiera de las alternativas que ofrece el mercado (negro). ¿que os parecería que una dietética vendiera hierbas diciendo que se consiguen efectos parecidos a los chutes de heroína pero suave y de manera natural? Este sensacionalismo redunda en la creación de un deporte enfermo.

    Y lo de del “estudio” en el que se observan subidas. Vamos, para publicarlo en el Lancet. La variación estándar en las mediciones de hemoglobina o las variaciones diarias ya explicarían esos cambios. Menos sensacionalismo, por favor.

    Puintos de vista como los de Robert son los necesarios

  4. Anonymous says:

    Perdón, ahora he visto que Piti Pinsach no es médico, que es un INEF.

    El resto de la argumentación la mantengo. Lograr un deporte sano depende de la responsabilidad de todos los actores implicados. Querer vender una técnica o un producto como una manera de conseguir las mejoras que produce un producto dopante pero sin riesgos, me parece una irresponsabilidad. Y todavía más si se basan en la falta de rigor.

  5. Merci Xavi, doncs aqui tens de primera ma una experiencia, a la revista triatló, hi ha un altra triatleta que ho va provar!
    Merci Piti, estos resultados creo que estan un poco rebozados, yo me quedo con lo que experimenté y viví, el estudio no se realizó completo por mal entendimiento y porque consideré un trato abusivo hacia mi persona, creo que las mejoras se limitan a lo que menciono, lo demás, no creo…
    Anonimo, no me gusta vender la moto a nadie, lo que es es y lo que no es no es, intento hablar de modo subjetivo cuando conozco o he experimentado algo de primera mano, sino, hablo en tercera persona….
    Por otra parte estimular algo de nuestro cuerpo y algo como el EPO natural, solo valores como hematocrito y hematies no lo considero una práctica dopante, ya que te limitas a trabajar el cuerpo, como si lo hicieras en altura, no alteras nada aportando nada ilegal al cuerpo….en teoria se busca una mejora que, según lo que experimente no es del todo cierta!

  6. Anonymous says:

    Hola Robert,
    Perdona la intromisión. Lo de vender la moto no lo decía por ti en absoluto, quizás no me he expresado bien. Completamente al contrario, tu punto de vista sobre las mejoras con los abdominales hipopresivos me parece mesurado y honesto.

    De quien hablaba es del comentarista este que ha puesto todo su currículum como firma y vende sensacionalismo, con el camelo de que hacer abdominales es como doparse pero de forma natural.

    Un saludo

  7. Que tenía que escribir una breve noticia en comprar a las gracias por todas las sugerencias fantásticas que está colocando en la posición robertmayoral.com. Mi búsqueda de Internet ha prolongado en el final del día se reconoce con detalles fiables y técnicas para el comercio con mis compañeros de trabajo. Me gustaría afirmar que varios de nosotros los lectores son realmente en serio la suerte de vivir en un lugar importante en las personas muy diversas, con excelentes indicadores perspicaz.

  8. Star academy says:

    Francamente, estoy impresionado de ver eso. Pero tu artículo es muy bueno. Y gracias por consejos.

  9. Piti Pinsach says:

    Estimado Anomymous (disculpe que me dirija a usted con este nombre, seguramente firma así por alguna razón que respeto) Lamento que le moleste que ponga mis datos personales en mis comentarios, opino que es más fácil que las personas puedan identificar de quien proceden los mismos. Le pido perdón por las molestias que le puede haber causado aunque, con su permiso, seguiré haciendo uso de mi libertad de expresión e identificación.
    Conviene clarificar que el Método Hipopresivo es un MÉTODO POSTURAL GLOBAL
    La práctica del Método Hipopresivo es mucho más que una alternativa a los ejercicios abdominales. Es un sistema de ejercicios completo que el Dr.Caufriez creó, vista la importancia que tiene el ejercicio físico en la salud, para cualquier persona que quiera realizar una práctica física saludable, incluso de alto nivel, que no provoque lesiones. Me he limitado a exponer los datos que Robert Mayoral obtuvo y que puede confirmar.
    Estoy muy habituado a tener críticas y las agradezco profundamente pues es la forma de evolucionar más rápida que existe. Tengo algunas respuestas ya hechas que suelo adjuntar ante comentarios que desprenden cierto malestar y las adjunto a continuación. Ante todo pido perdón por estas sensaciones que pueden causar mi opinión, seguro que ayudan a crecer y a meditar.
    Disculpas y argumentos
    Como amo mi profesión y que feliz me hace mi pasión. Verificar que no dejo indiferente me hace sentir que creo sensaciones; gracias a todas las personas que piensan en mí independientemente del tipo de pensamiento que les provoque.
    Me encanta observar que cuando doy una conferencia o curso, en respuesta a mis explicaciones y argumentaciones sobre el Método Hipopresivo y en concreto sobre la ineficacia y la problemática de los ejercicios abdominales tradicionales, hay dos tipos de reacciones totalmente diferentes en el auditorio. Unas personas asienten con la cabeza y sonríen; suelen ser fisioterapeutas, profesionales de la salud o mujeres que después me confirman que sienten parte o todo lo que he explicado. Otras personas fruncen el ceño, cruzan los brazos, cierran con fuerza los labios, bajan la mirada, suelen ser colegas de educación física, técnicos de fitness o deportes. Lo mismo sucede con las redes sociales y los emails que recibo. Los profesionales de la salud, especialmente uro-ginecológica, están encantados de verificar que hay una posibilidad de cambio en la prescripción de ejercicios físicos y que se tiene en consideración el periné femenino contando con algo más que los conocimientos que se tenían en 1950 (Kegel). Los colegas, profesionales del ejercicio físico, tienen la reacción lógica ante lo que supone un cambio y suelen manifestarlo claramente en sus opiniones manifiestamente insatisfactorias. Me alegra verificar estas reacciones tan antagonistas pues apuntan que el problema no es el mensaje, el mensajero, ni las formas sino el receptor. Para todos ellos estas líneas de aclaración y sobre todo mi agradecimiento. Me hacen sentir vivo, gracias.
    Ante todo, pido disculpas por si la forma de manifestar mi postura sobre otros métodos y la prescripción de ejercicios abdominales, para personas que buscan mejoras estéticas y de salud, causa malestar y ha podido ofender a alguna persona. Convengo en que se trata de una postura tajante, polémica y, para algunos, incluso transgresora.
    Ahora bien, lo que no se me puede reprochar es que haga uso de mi libertad de opinión y de expresión, que todos hemos de respetar, incluido yo, por supuesto.
    Quiero hacer constar que mi opinión profesional sobre los ejercicios abdominales la vengo dando desde hace más de 25 años, tanto en los cursos que imparto como en los artículos que he publicado y, hasta ahora, nadie había hecho ningún comentario al respecto. Pongo como ejemplo el artículo que me publicó la revista “Sportlife” en España, en su número 23, hace más de 10 años, bajo el título: “Abdominales, falsas esperanzas” con subtítulos como los siguientes: “Por tu bien, ¡Deja de hacer abdominales!”, “¿Todavía haces abdominales?” y con textos que, independientemente de su tono coloquial, sin duda debían resultar igualmente contundentes para mis colegas: “no dejas de hacer abdominales pero tu cintura sigue igual de prominente que cuando empezaste o lo que es peor, está más abultada ¿Qué es lo que estás haciendo mal?” “…las personas que ejercen repetidas presiones abdominales (ejercicios abdominales clásicos) logran favorecer los prolapsos” “se pueden continuar leyendo artículos con ejercicios abdominales que, incluso con una excelente forma física, tienen nefastos efectos en la salud. En algunos casos por inercia y en otros por desconocimiento se sigue creyendo que es más razonable hacer siempre lo mismo”.
    Se trataba de una opinión igual de radical que la que mantengo ahora y, a esas alturas, yo todavía no tenía ninguna alternativa que ofrecer ni nada que vender; quizá ese sea el motivo de que nadie hubiera dicho nada al respecto.
    De hecho, no conocí el Método Hipopresivo hasta el año 2005, en que tuve el honor de conocer al Dr. Caufriez (precisamente a raíz de uno de mis artículos sobre ejercicios abdominales), el cual me facilitó todos los argumentos científicos sobre la ineficacia y, lo que es peor, la peligrosidad de los ejercicios abdominales y también sobre la eficacia del Método Hipopresivo, como alternativa válida para lograr los deseados objetivos estéticos, de salud y muchos otros que se logran con el Método Hipopresivo.
    Aunque siempre me he preocupado por investigar, publicar y dar a conocer todo lo que he podido aprender sobre este problema y sobre sus posibles soluciones con el mismo entusiasmo y con el mismo tono, resulta que solamente ahora se me reprocha que he perdido las formas hacia mis colegas. Reitero que hace años que vengo diciendo en conferencias y escribiendo que los ejercicios abdominales (llámense crunch, elevaciones de tronco o abdominal series y sean del método que sean) son ineficaces y peligrosos.
    Quiero dejar patente que toda esta polémica la generaba antes y la genero ahora, si se quiere con más vehemencia, porque cada vez más profesionales de medicina del deporte y de uro-ginecología hacen hincapié en los problemas que menciono. Precisamente el título “Abdominales, parad la masacre”, cuya autoría erróneamente se me atribuye, es en realidad el título de un libro de la Dra. B. Gasquet, el cual aconsejo que se lea para verificar la magnitud del problema que ponen de relieve los profesionales de la salud.
    Nunca he dicho que el Método Hipopresivo sea el único existente para mejorar la salud y la calidad de vida. Aunque sí que debo recalcar que es un método globalista pues actúa en diferentes sistemas. Las técnicas hipopresivas (TH) son unas técnicas neuromiostáticas globalistas cuyo objetivo es la regulación de las tensiones músculo-conjuntivas a distintos niveles del cuerpo humano (visceral, parietal y esquelético) Son utilizadas en fisioterapia en numerosas patologías funcionales (urinarias, digestivas, vasculares) y también como destacada herramienta recuperadora en el post-parto. En su aplicación terapéutica se ha evidenciado: aumentos del tono abdomino-perineal, reducción de los síntomas de incontinencia urinaria, mejoras posturales, y afectación en la flexibilidad de la cadena posterior. Es por ello que, en los últimos años, se han trasladado las técnicas hipopresivas desde las clínicas de fisioterapia a los centros de fitness mediante los ejercicios hipopresivos dinámicos.
    Siempre he sostenido que los deportistas que precisan fuerza en la musculatura abdominal, para mejorar su rendimiento deportivo, deben hacer ejercicios abdominales clásicos, aunque tomando las debidas precauciones –sobre todo en el caso de las mujeres- a la vista de las muchas investigaciones que muestran la excesivamente elevada incontinencia urinaria en mujeres deportistas.
    Por supuesto que respeto las distintas opiniones de mis colegas, aunque algunas no las comparto y así lo manifiesto abiertamente. Deseo que ellos, en el uso de su libertad de expresión, hagan lo mismo con la mía que, sin duda, irá cambiando en función de las nuevas tecnologías e investigaciones que vayan surgiendo puesto que tengo muy claro que todavía queda mucho por conocer e inventar, sobre todo en neurociencias con las que la educación física y el deporte se van a ir enriqueciendo y avanzando. El Fitness va a ir evolucionando y opino que las mezclas de métodos o sistemas deben demostrar su eficacia antes de ser prescritos.
    Me alegra saber que toda esta polémica pueda servir para alentar a seguir estudiando y que sea un incentivo para crecer profesionalmente. Deseo que la evolución de nuestra profesión sea algo imparable puesto que estoy totalmente de acuerdo con que el aprendizaje es un proceso que no tiene fin y, por ello, agradezco el que me han brindado todas las reflexiones de mis colegas y deseo que siga la discusión para seguir creciendo profesionalmente con ella.

    Ejercicios abdominales, recomendaciones médicas
    En referencia a los problemas que causan los ejercicios abdominales que se vienen recomendando y practicando, pido humildemente disculpas si me he expresado incompletamente en mis artículos, entrevistas o vídeos pues a veces es complicado explicar en su totalidad lo que uno desea. Perdóneme pues y permítame que clarifique que no soy yo el que asevera esto ni son mis investigaciones las que lo confirman, son especialistas en medicina del deporte y uro-ginecología los que apuntan hacia esta problemática. Coincidirán conmigo en que es ciertamente curioso que los profesionales, que se encuentran con patologías, nos hagan recomendaciones y los profesionales del ejercicio físico tengamos tendencia a obviarlas.
    A continuación algunas de estas recomendaciones que conviene lea todo profesional del ejercicio físico para que luego decida qué hacer con pleno conocimiento:
    • El Dr. Murillo y cols citan textualmente lo siguiente sobre los rectos del abdomen: “…son los músculos que más se suelen trabajar en las sala de musculación de los gimnasios. Se tiene la falsa creencia de que con su fortalecimiento se logra una diminución del contorno abdominal. Sin embargo, durante su contracción se produce un aumento importante de la presión intraabdominal lo que puede ocasionar una lesión en la parte anterior de los discos intervertebrales, provocar el descenso de las vísceras y distender el sistema músculo-aponeurótico del suelo pélvico…” Murillo, J., Robles, J.E. y Walker, C. (2006). Anatomía.
    • El Dr. Amostegui en la revista Archivos de Medicina del Deporte (pag 644, vol XVI, num 74, 1999) escribe: Entre los factores etiológicos que provocan la incontinencia urinaria en las mujeres, se considera como el más importante el aumento de presión intraabdominal por la mala práctica deportiva o el ejercicio abusivo de abdominales, situación que va a incidir sobre el suelo pélvico, provocando la degradación progresiva del mismo y haciéndolo incompetente para la continencia.
    • La Dra. Bernardette de Gasquet tiene un libro (2009) con un título muy sugerente que estimo de mucho interés leer: ABDOMINAUX, ARRETEZ LA MASACRE (Abdominales, parad la masacre).
    • La especialista en fisioterapia uro-ginecológica Nuria Sans, en una conferencia sobre la salud de la mujer en un Congreso de Fisioterapia (2009) dijo textualmente: Hacer abdominales debilita el suelo pélvico de las mujeres y a corto y medio plazo les provoca incontinencia urinaria. Pueden encontrar esta noticia con sólo buscarla en internet pues muchos medios de comunicación se hicieron eco.
    • Nick Bromberg tiene un artículo divulgativo con un sugerente título: No More Crunches? Abs-olutely (2011) que conviene leer.
    • En el marco de la primera conferencia-coloquio del Foro de Salud Dexeus los especialistas afirman que la realización de abdominales por parte de la mujer debilita el suelo pélvico y provoca incontinencia urinaria. Con sólo escribir en un buscador de internet el nombre del foro y las palabras abdominales e incontinencia se encuentra un clarificador resumen.
    • Thea O’Connor publica textualmente: Dangerous dowside of sit-ups: embarrassing side effects. Con sólo escribir el título en un buscador encuentran y pueden leer el artículo completo.
    • La Dra Gasquet escribe textualmente en su libro: La práctica de ejercicios abdominales es igualmente peligrosa para el hombre cuya pared abdominal presenta zonas débiles, ojales muy finos que con presiones repetitivas pueden dejar escapar los intestinos, hernias inguinales, como les sucede a muchos deportistas…

    Incontiencia urinaria y práctica físico-deportiva
    La Incontinencia Urinaria es algo excesivamente común en mujeres y, especialmente, en las que practican deporte y ejercicio físico. Estimo que se deben tener en cuenta las estadísticas para reflexionar y tal vez hacer un cambio de paradigma. Diferentes autores mencionan:
    • Urinary Incontinence in Elite Female Athletes and Dancers H. H. Thyssen, L. Clevin, S. Olesen and G. Lose International Urogynecology Journal, 2002. 291 women. Mean age of 22.8 years. 51.9% had experienced urine loss, 43% while participating in their sport, 42% during daily life
    • Prevalence and impact of urinary incontinence among female athletes. Jácome C, Oliveira D, Marques A, Sá-Couto P. Int J Gynaecol Obstet. 2011. 106 female athletics. Urinary incontinence was experienced by 41.5% of the athletes. Most 95.5% had never discussed their condition with a health professional.
    • Urinary incontinence among group fitness instructors including yoga and pilates teachers. Bø K, Bratland-Sanda S, Sundgot-Borgen J. 2011, 1.473 instructors. Mean age 32.7 years, 26.3% of all the female instructors reported to have UI. Conclusions: The results indicate that UI is prevalent among female fitness instructors, including yoga and Pilates teachers.
    • A prevalência de incontinência urinária em mulheres praticantes de Jump 32 voluntárias, média de idade 31.5 anos 37,5% UI. Pereira, P.; Gomes, L.R. Fisioter Mov., 2012
    • Nehmir e Middleton (1954) e Wolin (1969) encontraron 59 % de IUE en alumnas universitarias nulíparas
    • La prevalencia de la Incontinencia Urinaria media en Europa y Norte América, se estima en un 40,6%. De ellas sólo entre el 15 y el 40% buscan ayuda médica para este problema. (Espuña, M., Rebollo P., Pui, M. Med Clin., 2004, Norton y cols., 2006)
    • El British Medical Journal, en una investigación con 833 mujeres concluyó que el 41% padecía Incontinencia Urinaria, el 50% tenía menos de 45 años
    • Estudio con 105 alumnas Ed. Física, media edad 21,5 años, practicantes deporte competición. El 62,8% Incontinencia Urinaria (Elleuch M, Ghattassi J, Guermazi M., 1998)
    • La prevalencia de IUE en deportistas nulíparas llega al 80% en las practicantes de salto de trampolín. (Bo, K., 2004)
    • En mujeres deportistas, los ejercicios hiperpresivos afectan de IUE a 6 de cada 10 mujeres.Un estudio sobre 179 mujeres entre 14 y 35 años muestra un 31% de Incontinencia Urinaria en deportistas frente a un 2’85% en sedentarias. (Archivos de Medicina del Deporte, pág 471, Vol XVIII, núm 85, 2001)
    Reitero que los profesionales, que conocemos el Método Hipopresivo, estamos totalmente de acuerdo en que algunos deportistas, cuyo estudio biomecánico de su práctica deportiva indica que precisan disponer de fuerza en la musculatura abdominal, deben de ejercitar la musculatura abdominal con el fin de aumentar su fuerza en alguno de sus componentes con ejercicios abdominales dinámicos. Aunque, estimamos conviene valorar previamente si tienen la faja abdominal competente para gestionar correctamente los aumentos de presión que generan la realización de los mismos. En el caso de las mujeres, es preciso valorar también el suelo pélvico. Si faja abdominal y suelo pélvico son competentes, si los aumentos de presión que generan los ejercicios abdominales o los esfuerzos hacen reaccionar a la faja abdominal y el suelo pélvico adecuadamente (acción concéntrica), gestionan bien los aumentos de presión, pueden realizar sin problema los ejercicios abdominales. Opinamos que es recomendable tener y mantener un buen tono en la faja abdominal para evitar lesiones. El aumento del tono muscular de la faja abdominal es proporcionado con eficacia por los ejercicios hipopresivos.

    Poca eficacia de los ejercicios abdominales
    Estimo que, a la luz de investigaciones recientes, puede ser conveniente tener en consideración las conclusiones que confirman que los ejercicios abdominales clásicos son poco o nada eficaces para reducir el perímetro de la cintura, disminuir el porcentaje de grasa y/o aumentar la fuerza:
    • There was no significant effect of abdominal exercises on body weight, body fat percentage, android fat percentatge, android fat, abdominal circunference, abdominal skinfold and suprailoiac skinfold measurements. September 2011, National Strength and Conditioning Association’s Journal of Strength and Conditioning Research. 24 participants, 6 weeks, two groups, abdominal exercises and control group. 5 days per week, 7 abdominal exercises, 2 sets of 10 repetitions. (Sachin S. Vispute et al., 2011). National Strength and Conditioning Association’s Journal of Strength and Conditioning Research.
    • Los ejercicios abdominales no reducen la cintura, no disminuyen el índice de grasa ni tampoco aumentan significativamente la fuerza concéntrica o excéntrica en este grupo muscular. 71 sujetos durante 11 semanas, divididos en dos grupos, uno realizaba ejercicios abdominales 3 días a la semana y otro 6. Los ejercicios estaban basados en la NSCA guidelines y consistían en 3 series de 20 repeticiones de 6 ejercicios abdominales típicos. (Pintar, J. A; Learman, K. E.; Rogers, R.2009). National Strength and Conditioning Association’s Journal of Strength and Conditioning Research.
    Cada vez hay más practicantes de ejercicio físico con objetivos wellness-fitness en comparación con los que desean mejora del rendimiento deportivo. Las personas que buscan mejoras estéticas y de salud tienen como uno de sus objetivos primordiales el disponer de una faja abdominal que les proporcione una cintura estética y funcional. Estética significa, para un buen número de personas, lograr tener una cintura más esbelta, con un perímetro de la cintura algo menor del que tienen y funcional implica que tengan una verdadera faja abdomino-lumbar que proteja de posibles lesiones. Disponer de una faja que, con la práctica de ejercicio, se logre que en reposo mida tres o cuatro centímetros menos es una faja que proporciona una mayor estabilidad, los ejercicios hipopresivos han mostrado en diferentes investigaciones lograr estos resultados. El profesional del ejercicio físico debe conocer y aplicar métodos que cubran estas expectativas.
    Probablemente también se deba tener en cuenta, al diseñar entrenamientos, la diferencia histológica, de composición en fibras musculares y tejido conjuntivo, de músculos como cuádriceps o bíceps frente a la faja abdominal. Mientras los primeros están compuestos de grandes fibras tipo II, susceptibles de aumentar la fuerza y el volumen para cumplir mejor su función de movimiento, la faja abdominal tiene sólo un mínimo de este tipo de fibras y un elevado número de fibras de tipo I y bastante tejido conjuntivo. Su función es la de ser un músculo parietal, hacer de pared, de sostén. Igualmente importante debe ser el considerar la neurofisiología, la faja abdominal debe tener cierta activación mientras la persona está de pie o sentada en cambio el cuádriceps, cuando la persona está sentada, no tiene actividad electromiográfica registrable. El diseño del entrenamiento, probablemente, conviene que sea algo diferente.
    Al observar la faja abdominal tal vez se deba tener en consideración que se entiende por ello a un músculo parietal estratificado en tres planos superpuestos formados por el recto del abdomen, oblicuos internos y externos y transverso que comparten la misma inervación motriz (Th6-Th12). Se puede verificar que la contracción del oblicuo externo de un lado implica la contracción del interno del lado contrario. Probablemente sea más apropiado hablar de contracción, o acción muscular de la faja abdominal que, simplemente, del transverso. Es complicado, cuando no imposible, activar el transverso solo y evitar que con la misma acción no se activen oblicuos e incluso recto.
    El aprendizaje teórico y práctico del método hipopresivo es algo más complejo que otros métodos. Son precisas unas nociones de neurofisiología, histología e histoquímica así como una práctica meticulosa de las pautas de cada ejercicio y movimiento. Sin estas nociones es más que complejo lograr los efectos que se pretenden en faja abdominal y suelo pélvico que cubren las necesidades específicas de estos músculos parietales. La práctica del Método Hipopresivo aporta otros múltiples beneficios detallados en otros artículos y que son verificados en investigaciones.
    Con la información que he proporcionado se puede verificar que el Método Hipopresivo, creado por el Dr. Caufriez en la universidad Libre de Bruselas, apunta hacia un cambio de paradigma de mucha importancia en nuestra pasión-profesión. Tiene una fundamentación teórica que hemos expuesto con todo detalle en el libro “Abdominales y Perineo, mitos y realidades” y que se va ampliando con investigaciones, publicaciones y tesis que se están llevando a cabo.
    Todos los profesionales formados en el Método Hipopresivo se encuentran en la web del creador del mismo http://www.marcel-caufriez.net y en http://www.metodohipopresivo.com con sólo escribir el país y la ciudad donde se desea buscar.
    Piti Pinsach
    D.E.A. Morfología Médica
    Ldo. Ciencias de la Actividad Fïsica y el Deporte – Colegiado 7467
    Director de Educación, Investigación y Desarrollo del Método Hipopresivo M. Caufriez
    Miembro de la Federación Española de Medicina del Deporte -FEMEDE – Núm. 2746
    Member of the Society of Anti-Aging Medicine
    Tel 0034 609368176 / 0034 986460590
    http://www.pitipinsach.net
    http://www.marcel-caufriez.net
    http://www.metodohipopresivo.com
    http://www.entrenadorespersonales.cc

  10. Ricardo says:

    Robert, muchas gracias por tu artículo.
    Sobre todo por lo riguroso y también generoso de compartirlo.

    Me ha dejado un mal sabor de boca que tal como comenta anónimo, el Sr. Piti intenta fagocitar el trabajo en beneficio de su web de pago. Hacer negocio a costa de un desinteresado artículo.
    Además me parece prepotente y descarado el uso que hace del blog, afea el foro como hacen los trolls.
    Su desmesurada respuesta es aún peor intentando justificarse.

Leave a Comment

Spiuk Zone3 ENFORMA Technical Socks